El pasado viernes, día 5 de abril en la Avenida de Santiago, nuevamente comprobamos con estupefacción que esta Green Capital talaba árboles a diestro y siniestro.

Al igual que ha venido pasando en los últimos meses en Las Conchas, en la calle Micaela Portilla, en la calle Lascaray, en Obispo Ballester, esta semana tocaba a los árboles entre los números 19 al 41 de la Avenida de Santiago, eliminando más de 30 árboles de esta Avenida de la ciudad.

No hay razones para su tala, pues había grandes y pequeños, algunos que daban a las plazoletas, plantados hace pocos años, o grandes y fuertes; de ninguna manera enfermos, como se puede observar en el corte transversal.

Según Eguzki, «tenemos que recordar que los últimos años ha sido un recordatorio del desprecio hacia los árboles y su supeditación hacia toda obra que se pretenda ejecutar: decenas de árboles talados en la plaza Santa María luego en Sancho el Sabio para facilitar el trazado del tranvía, en Teresa de Calcuta, Esmaltaciones, Avenida, plaza Lovaina, Barratxi, Alí Gobeo, etc., etc. Una evolución a talar de forma constante, masiva y paulatina en zonas bajo argumentos de seguridad y necesidad que no han sido informados ni justificados socialmente.

Toda una demostración de que la motosierra y la tala del Gobierno municipal se aplica con trabajadores y con los árboles, eliminando lo que no le gusta, mostrando total insensibilidad, compromiso social y medio ambiental

Este es el modelo de ciudad que presume de verde y de convivir en los barrios con la naturaleza, aumentando plazas grises con jardines monotemáticos, sin rosales ni plantas de temporada, con el fin de no tener que cuidar estos espacios verdes.

El nuevo camión grúa con cesta para la poda, comprado a finales de 2018, se va a quedar sin trabajo pues en vez de podar se procede a la tala masiva, hace su labor en ejemplo del destino que nos espera como ciudad.

Desde Eguzki vemos con asombro que un árbol es un elemento molesto en esta nuestra Green capital.  Las talas masivas y constantes suponen una excusa para hacer una ciudad verde sin conciencia ambiental, por parte de un Ayuntamiento que pone el foco en quitar problemas mediante la eliminación de talas

A juicio de Eguzki es una muestra de insensibilidad, de prioridades en talar por talar para no tener una rama, riesgo natural ni vida con naturaleza. El gris de la Virgen Blanca y  Plaza Santa Barbara es la expresión de una Green con musgo de postal, turisteo y poco real.

Desde Eguzki aconsejamos al ayuntamiento a que realice un proceso de mejora en el arbolado de la zona y promueva la revalorización del arbolado de la ciudad, sin talas masivas y con tan poco fundamento, para posteriormente proceder a una plantación popular y revalorización de la masa arbórea urbana.

Por ello, Eguzki de Gasteiz denuncia esta de tala indiscriminada y grita basta ya».


Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta