El aumento de las plantaciones de eucaliptos en Euskadi puede tener «serios efectos ambientales», «amenazar aún más a determinadas especies» animales y aumentar el riesgo de incendios, según un estudio encargado por el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno Vasco.

El informe, elaborado por expertos de la Universidad del País Vasco y de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, se basa en el análisis de más de un centenar de trabajos científicos sobre los efectos ambientales de esta especie arbórea, y se hizo a instancias del Parlamento Vasco que en diciembre de 2018 debatió sobre si el eucalipto debía considerarse o no como una especie invasora.

Este árbol de crecimiento rápido, originario de Australia y el sureste asiático, se ha extendido por Euskadi desde el oeste y la costa de Bizkaia, donde tiene mayor presencia, a zonas de Álava y Gipuzkoa.

En las últimas tres décadas la superficie cubierta por eucaliptos se ha multiplicado por cuatro en la comunidad autónoma debido a su mayor rentabilidad y ya cubre el 2,6 % del territorio.

La industria papelera es el principal destinatario de su madera. La variedad más abundante es el «Eucalyptus globulus», que ocupa aproximadamente el 60 % de la superficie, seguida del «Eucaliptus nitens» (37 %).

Según el estudio, el eucalipto tiene «de manera clara y sistemática un efecto ambiental negativo», ya que, por un lado, los suelos ocupados por las plantaciones «tienden a ser más impermeables» debido a la hojarasca del eucalipto, que también frena el crecimiento de otras especies de plantas.

Además se aprecia una disminución en la diversidad de invertebrados del suelo, de hongos terrestres, líquenes y plantas, así como de anfibios y aves.

Los efectos «son menos claros sobre los mamíferos», pero sí afectan negativamente a «la mayor parte de las variables estudiadas en los ríos» debido a la pobreza de nutrientes aportados por la hojarasca de eucalipto, añade el estudio.

En cuanto a los incendios forestales y el calentamiento global señala que, aunque en ambos influyen tanto factores biofísicos como socioeconómicos, la impresión es que «las plantaciones de eucaliptos no reducen, sino que aumentan los riesgos», frente a otro tipo de especies forestales.

El estudio no analiza las implicaciones económicas o sociales de la explotación forestal de esta especie pero advierte de que «la expansión de los eucaliptos puede ocasionar serios efectos ambientales en el País Vasco y amenazar aún más especies incluidas en el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas».

El trabajo, publicado en el Sistema de Información de la Naturaleza de Euskadi, se ha puesto a disposición de las instituciones públicas competentes en materia de gestión forestal, así como de entidades privadas que se ocupan de la plantación y comercialización de especies arbóreas con fines comerciales. EFE


Compartir

2 Comentarios

  1. La implantación de especies originarias de otros continentes tiene importantes consecuencias ambientales. Algunas beneficiosas como la patata o el tomate, otras especies invasoras acaparan los recursos de la tierra y expulsan a las especies originarias. Los cambios más notorios se producen cuando las especies son humanas.

  2. ¿No vemos lo que está pasando en Galicia y Portugal? Todos los años cientos de incendios. Si hay negocio para cuatro listos a los que solo les interesa el dinero rápido y abundante, y para el , sea de la índole que sea, dentro de poco desaparecerán los hayedos, los robledales y hasta los pinares del País Vasco.

Dejar respuesta