laboratorio sal valle salado reconocimiento

El proyecto del Valle Salado de Salinas de Añana, situado a 30 kilómetros de Vitoria, ha protagonizado la primera conferencia del ciclo dedicado a «Paisajes culturales» que ha organizado el Consell de Mallorca para celebrar el décimo aniversario de la Declaración de la Serra de Tramuntana como Patrimonio Mundial de la Unesco.

Las conferencias sobre «Paisajes culturales», llevan por título «Del reconocimiento a la gestión», ha recordado el Consell de Mallorca en un comunicado.

La consellera de Territorio y vicepresidenta del Consorcio Serra de Tramuntana, María Antonia Garcías, ha destacado en la inauguración que el objetivo de este ciclo es poder «intercambiar experiencias y crear un espacio de reflexión sobre las diferentes etapas y circunstancias en relación con la gestión y el mantenimiento de un paisaje cultural».

En la primera sesión ha participado el director de Cultura y Comunicación de las Salinas de Añana, Alberto Plata, que ha explicado el ejemplo de éxito que ha sido el proyecto del Valle Salado de Salinas de Añana.

A finales del siglo XX se produjo el abandono total de la actividad económica de la sal, debido al descenso de su rentabilidad. Después de un proceso de concienciación para preservar el patrimonio material e inmaterial, en 1999 comenzó la reconstrucción de los sistemas de producción, de su biodiversidad y, sobre todo, de la industria de la sal que vertebra toda la comunidad.

Sus yacimientos arqueológicos se remontan a 7.000 años AC y está formado por 5.000 eras, 767 terrazas, 2.040 muros, 848 pozos y 248 almacenes de sal.

El 6 de mayo está prevista una conferencia sobre el paisaje cultural de Ribeira Sacra, con la directora general de Cultura de la Xunta de Galicia, Carmen Martínez Insua, que abordara la práctica de la viticultura de montaña o viticultura heroica.

Por su parte, el director general de Patrimonio Histórico de la Junta de Castilla y León, Gumersindo Bueno, expondrá los retos de gestión del paisaje cultural de Las Médulas, un paraje único marcado por la extracción por parte del imperio romano, hace dos mil años, de mineral de oro mediante complejos sistemas de explotación, las características geológicas del terreno y el mismo paso del tiempo y que recibe millones de visitas anualmente.

La última sesión se dedicará al Palmeral de Elche, un oasis de unos 240.000 ejemplares en medio de la ciudad alicantina. Su representante, Gregorio Alemany, describirá la lucha por preservar este bosque, combinado con el cultivo de huerto, que fue declarado Patrimonio Mundial en 2000.EFE


Compartir

1 Comentario

  1. Este sitio salinero a producido sal durante siglos (en mayor o menor medida, con mayor o menor fortuna) pero desde hace una décadas sólo produce gastos, entre ellos los sueldos de los ganapanes de turno en la «gestion», asistencia a fiestukis varias incluso enpandemia, etc, que obviamente se cubren con pasta de los pagatodo.

Dejar respuesta