Ramiro González, candidato nacionalista a Diputado General

Opinión Álvaro Martínez

El candidato del PNV a la Diputación Foral de Álava, Ramiro González, tiene un problema. Su Gobierno Vasco le ha dejado con el culo al aire. Políticamente hablando. Hoy el Ejecutivo autónomo ha decidido apoyar a Foronda, justo todo lo contrario que lleva haciendo Ramiro desde hace meses.

Curioso que vengan de Bilbao los suyos a leerle la cartilla a Ramiro. Responsabilidad de un Ejecutivo que ha apostado, por fin, por el compromiso hacia nuestro aeropuerto.

La estrategia de los nacionalistas alaveses de cara a las elecciones pasaba por tres situaciones. Tocar la tecla de Foronda, hacerse los importantes con el presupuesto foral de apoyo o no al PP, e insistir en la anexión de Treviño. Triste bagaje para optar a la presidencia foral.

Foronda se le acaba de caer con la involucración del Gobierno Vasco en la solución. La negativa a los presupuestos es más que evidente, salvo giros de última hora. Y Treviño no deja de ser un brindis al sol en el actual entramado constitucional español. Deseos que no hechos.Y tener políticos que no obtienen resultados, es un hábito que los ciudadanos no toleran.

Pero lo mejor, es que la rueda de prensa de esta mañana para anunciar una acción común entre todas las instituciones, era desconocida por Ramiro. No sabía este fin de semana ni que se iba a celebrar. Y eso que iba una consejera.

Tampoco nos sorprende, porque el PNV de Álava no se entera de la misa  a la media de lo que decide su Gobierno Vasco. Ni en esto ni en nada. Un ejecutivo que ningunea  permanentemente a los alaveses del PNV.

Ramiro está cabreado, le han roto la estrategia, los suyos! Así no hay liderazgo. Vaya parejita entre Gorka y él.


Compartir

1 Comentario

  1. Alvaro Martinez pareces un ultra. Que yo sepa tu profesión es la de periodista, o eso se supone, por lo que leete el código deontologico de los profesionales del periodismo y date cuenta que existe un principio llamado de OBJETIVIDAD. Por gente como tu se deslegitima a todo el colectivo de periodistas cuando no tienen la culpa de que haya ultras escribiendo y medios de comunicación publicando.

Dejar respuesta