División sindical, pero más huelga en Mercedes Vitoria
foto ELA archivo

La huelga convocada por ELA, LAB y ESK en Mercedes Vitoria, la quinta en tres semanas, ha vuelto a ser secundada de manera mayoritaria por la plantilla lo que ha obligado de nuevo a detener la producción.

Los sindicatos convocantes -la mayoría del comité (UGT, CCOO, Ekintza y PIM) se han descolgado de la convocatoria- cifran el seguimiento del paro en el 95 %, el mismo porcentaje que en jornadas anteriores, ya que solo han acudido a su puesto los trabajadores eventuales y el personal de servicios mínimos.

A primera hora de la mañana, coincidiendo con el primer turno de trabajo, se han organizado los tradicionales piquetes en la entrada de la fábrica, desde donde ha partido una manifestación a las 10.30 horas hacia el Gobierno Vasco.

Esta quinta jornada de huelga coincide con una reunión entre la dirección y el comité, la 37 dentro del proceso negociador para renovar el convenio colectivo, y se produce al día siguiente de que el lehendakari, Iñigo Urkullu, se reuniera en Stuttgart (Alemania) con el CEO de Mercedes-Benz Vans, Mathias Geisen.

El lehendakari salió de la cita «muy esperanzado» con la posibilidad de que la planta de Vitoria acoja una inversión de 1.200 millones de euros, aunque la dirección de la empresa condiciona esta inyección económica a la firma del convenio, que lleva año y medio caducado.

Las conversaciones para renovarlo han estado estancadas durante muchos meses e incluso estuvieron interrumpidas casi tres semanas después de que en junio los sindicatos anunciaran varias jornadas de huelga.

El martes, tras el éxito de las tres huelgas celebradas hasta entonces -que de hecho pararon la producción-, la dirección citó de nuevo a los sindicatos y puso sobre la mesa una oferta con diversas mejoras salariales y sobre flexibilidad que fue recibida de manera dispar por los dos bloques que conforman el comité.

ELA, LAB y ESK vieron la oferta «insuficiente» y mantuvieron tanto la huelga de ayer como la de hoy y mañana, mientras que UGT, CCOO, Ekintza y PIM vieron avances por parte de la dirección y se desvincularon de los paros para dar una oportunidad al diálogo. EFE



5 Comentarios

  1. Si los sindicatos UGT, CCOO, Ekintza y PIM desconvocan la huelga los días 7 y 8 de julio y luego la secundan el 95% de la plantilla, entonces, ¿por qué no le hacen caso sus afiliados y simpatizantes y van a la huelga? ¿Por miedo a los piquetes de ELA, LAB y ESK? Incluso habrán hecho huelga los sindicalistas de esas 4 formaciones que dicen que no hay que hacer huelga.

  2. Negociar un convenio no es sacar la gente a la calle, eso es fácil hacerlo, y más cuando vendes un discurso el cual es fácil de comprar (ipc si o si, no a la sexta noche), lo que tienen que hacer es sentarse y negociar que para eso están hay, si quieren sacar pecho que lo saquen por cosas conseguidas sentados en una mesa de negociación, no por parar la planta sacando la gente a la huelga, haciéndoles perder muchísimo dinero y en muchos casos no dejando entrar a gente a trabajar. Negociar es llegar a puntos intermedios, puntos de entendimiento, que las dos partes ganen y así de esta manera darle un futuro a esta planta y a todas las familias que dependemos de esta fábrica. DEJAR LAS MOVILIZACIONES Y SENTAROS A NEGOCIAR

  3. «Exito total» de la huelga. ¿No será FRACASO TOTAL por nula incapacidad de los interlocutores principamente el comité que tiene sobre la mesa una insoñable propuesta? Confundir un seguimiento total por abdución, ignorancia, irresponsabilidad o aborregamiento con la que esta cayendo… me parece grave cuando lo que procee es una reflexión sobre la gravedad del momento…
    He visto nacer Mercedes, IMOSA con la Auto Unión, me temo que voy a asistir a su defunción porque estos órdagos ojalá no salgan gratis.

    • Lo siento, sobra el ojalá como deseo. Lo que deseo de corazón es que la empresa no tome represalias, que reflexionen y escuchen a sus mayores …

Dejar respuesta