El Instituto Vasco de Consumo, Kontsumobide, ha impuesto a Yelmo Cines una sanción de 30.001 euros por impedir a los usuarios el acceso a sus instalaciones con alimentos adquiridos en el exterior.

Este organismo inició en enero una investigación tras las reclamaciones planteadas por ocho particulares y las dos denuncias interpuestas por sendas asociaciones de consumidores: Asociación de Personas y Consumidoras y Usuarias Vasca (EKA/ACUV) y Facua-Consumidores en Acción.

La sanción impuesta no es aún firme, ya que Yelmo Cines ha presentado un recurso de alzada, con lo que aún no ha concluido el proceso administrativo, han explicado a EFE desde Kontsumobide.

En la demanda interpuesta por EKA/ACUV se denunciaba que en los cines Megapark y Artea de Bizkaia y Boulevard de Vitoria estaba prohibido desde principios de este año introducir alimentos y bebidas adquiridas fuera de estos establecimientos.

La organización entendía que se trataba de una «práctica abusiva» y solicitaba la imposición de una sanción de hasta 150.000 euros, por considerar que se trata de «infracción grave de consumo».

«La actividad principal que presta Yelmo Films es la de exhibición de películas y no es legal prohibir los alimentos del exterior a no ser que tu actividad principal sea la de la hostelería o bien que se prohíba de forma general», ha explicado este lunes en una nota EKA/ACUV.

En esta misma línea Facua argumentaba en su escrito que la actividad principal de un cine es la exhibición de películas y no la restauración, por lo que no resultaba válido que se acogieran a esta excusa para impedir la entrada con comida y bebida del exterior cuando, además, dentro del propio recinto pueden adquirirse alimentos.

En la Comunidad de Madrid esta asociación de consumidores ha llevado a los tribunales a Yelmo Cines por este mismo motivo.

En sus cines, la cadena tiene carteles con el texto «la compañía no permite el acceso a estas instalaciones con alimentos y/o bebidas adquiridas fuera de Yelmo, reservándonos por tanto el derecho de admisión», una advertencia que también realiza en su página web al vender las entradas, ha explicado Facua en una nota.

La empresa «pretende ampararse en el ejercicio de un supuesto derecho de admisión» que, a su juicio, es contrario a la legislación. El servicio de ambigú no es la actividad esencial definitoria del cine, «por lo que no puede ejercer ese derecho de admisión como si se tratase de un restaurante».

Facua argumenta además que la actividad de exhibición cinematográfica existe «con independencia de que la empresa ofrezca un servicio de ambigú, no requiriendo a este para la existencia de aquel».

Actualmente, este procedimiento se encuentra todavía pendiente de la celebración del juicio y su posterior resolución. EFE



16 Comentarios

  1. pues a ver si se meten también con los festivales de música (Azkena, etc..) que hacen exáctamente lo mismo. El abuso y los sablazos son de escándalo!! En los últimos años mucho forastero comenta que se plantea no volver por el importante desembolso económico que supone. Luego se quejarán de que no hay público…Lo que no hay es tanta pasta

  2. Comer comes en tu casa o en un restaurante. Comer en el cine me parece tercermundista. Al cine se va a ver y oír películas. No me apetece oír masticar o ruido de bolsas, a NADIE.

    • Cine con los niños,palomitas y un refresco,tanto te molesta?.Ni que sacasen la fiambrera con la tortilla de patatas y los filetes rebozados, igual Ramon eres demasiado exigente,puedes comprar todas las entradas y ver tu solo a tu gusto la película por ejemplo,y que conste que yo soy de los que no come en el cine.

  3. Ir al cine es de vergüenza, la gente lleva pizzas y hamburguesas y luego dejan todo tirado y
    hasta manchado.
    Una cosa es llevar chuches y otras meter de todo.

  4. Lector. Firmas así, pero me parece que lees poco o lo que lees no lo entiendes. Una terraza o un restaurante, se dedican a la hostelería, precisamente es por eso por lo que no puedes llevar comida o bebida.

    • Gracias por aclarármelo porque ahora me entero que que las terrazas -incluso las puestas en zonas peatonales- y los restaurantes se dedican a la hostelería…

  5. Una de las cosas que el publico en general no conoce, y por lo tanto no exige su cumplimiento es que: nadie salvo las fuerzas de seguridad oficial o en su presencia puede registrar a ningún ciudadano, esta es una norma que estos establecimientos y otros se pasan por el tiro del pantalón, si alguna vez intentan registrar nuestro efectos personales, hay que negarse y avisar a las fuerzas de seguridad

  6. Estar en el cine, sintiendo detrás el ruidito de las bolsas, el masticar del sujeto y respirar y oler su aliento a palomitas u otros masticables es simplemente detestable. Para eso que se queden en sus casas. Cada vez hay más horteras y gente sin clase.

Dejar respuesta