Previsión del tiempo para otoño en Álava, Bizkaia y Gipuzkoa

(EFE).- El otoño será «normal» en cuanto a precipitaciones en Euskadi, lo que no quiere decir que vaya a hacer buen tiempo, sino que lloverá lo habitual, mientras que podría ser «un poco más cálido» con temperaturas ligeramente superiores, según el pronóstico de Aemet.

La delegada de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en el País Vasco, Margarita Martín, ha ofrecido una rueda de prensa en San Sebastián para dar a conocer los datos meteorológicos del verano y las predicciones para la próxima estación, que arrancará el domingo.

En cuanto al otoño, Martín prevé que las precipitaciones se sitúen dentro de la «normalidad», aunque hay que tener en cuenta que se trata de la estación del año en la que se registran los máximos pluviométricos tanto en Bizkaia como en Gipuzkoa. En Álava ocurre en primavera.

Por este motivo, el otoño se prevé típicamente lluvioso en Euskadi, donde se espera, por ejemplo, que en Hondarribia (Gipuzkoa) se superen los 400 litros entre los meses de octubre y diciembre.

El mayor paso de borrascas y la proliferación de vientos del sur podría provocar que el otoño en el País Vasco sea un «poco más cálido de lo normal», con lo que las temperaturas irán ya suavizándose durante los últimos días del verano y los primeros del otoño.

No obstante, las previsiones meteorológicas son favorables para los próximos días, ya que aunque la lluvia podría aparecer puntualmente la noche del viernes al sábado, tras la inauguración oficial de la 66 edición del Festival de Cine de San Sebastián, parece que su habitual presencia no se espera hasta el 1 de octubre.

Respecto al verano, Margarita Martín ha dicho que éste ha sido «muy cálido, seco y muy tormentoso», especialmente en Bizkaia y Álava, ya que en total se contabilizaron 24 días de tormentas importantes en el conjunto de la comunidad autónoma.

Un mes de julio especialmente cálido, sobre todo por las elevadas temperaturas mínimas; un agosto también muy seco, especialmente en Foronda, donde fue récord histórico, y un septiembre en el que no se espera ya nada extraordinario resumen el verano vivido en Euskadi, que ha dejado también varios fenómenos destacados.

La fuerte tormenta que cayó el 28 de agosto en localidades vizcaínas como Gernika o Lekeitio; la importante granizada registrada el 1 de julio en Bilbao y el tornado que derribó cientos de árboles el 4 de julio en Álava son algunos de los episodios citados por Margarita Martín.

La delegada de Aemet en el País Vasco se ha referido además a la alta temperatura del agua del mar, que alcanzó los 25,6 grados el día 7 de agosto en la playa de La Concha y que se quedó muy cerca de superar el récord histórico registrado el 10 de agosto de 2003, cuando el agua de esta dársena donostiarra alcanzó los 26 grados. EFE



Dejar respuesta