El Gobierno Municipal ha tomado una buena decisión: prohibir los actos electorales en la Plaza de la Virgen Blanca, en la de los Fueros y en la Plaza Nueva.

Esta decisión ha sido refrendada por la Junta Electoral, mientras dure la campaña electoral de quince días.

Se trata de atender a las protestas y quejas de vecinos por el ruido que supone la megafonía y la presencia de decenas o cientos de personas.

El Ayuntamiento ha querido restar importancia y afirma que es un criterio que lleva durante toda la legislatura, exceptuando eventos de carácter general de la ciudad organizados por el consistorio o en los que colabora.

Eh Bildu ya ha anunciado un recurso ante esta decisión, porque lo considera un veto.



Dejar respuesta