Pesadilla en la Cocina delgran chef Alberto Chicote tuvo uno de sus programas intensos en La Sexta.

La hostelera Mónica le explicaba a Chicote su historia de cómo llegó a España.

En una de las reflexiones, Vitoria resultó ser protagonista. Ya que fue la ciudad donde ella llegó. Una historia de prostitución y trata de mujeres, que dejó impactado al cocinero.

Discoteca, proStíbulo, escapada por una ventana, colchón, limoSna…

PINCHA PARA VER EL PROGRAMA

VIDEO RESUMEN:

 

 

 


Compartir

6 Comentarios

  1. Y nos sorprende? Son muchos los pisos y prostíbulos que hay en nuestra ciudad, algunos más camuflados que otros. Dudo mucho que sea casualidad que las mujeres prostituidas sean en su gran mayoría inmigrantes, generalmente en peores y más vulnerables condiciones respecto a las autóctonas… Y basta con leer comentarios en foros de hombres que acuden para ver lo que realmente hay ahí: violadores a cambio de dinero que buscan afirmar su relación de poder, que además quieren que las chicas finjan que lo hacen a gusto (a excepción de a quienes les gusta simular violaciones cosa que realmente están haciendo) y que valoran positivamente a la que accede a correr más riesgos realizando las prácticas que les mandan sin protección. Lo vergonzoso es que la sociedad siga mirando a otro lado, que no se eduque para acabar con el sistema prostituyente, que haya hombres que se crean con el derecho a violar a mujeres, mediante dinero o sin dinero de por medio…

    • Hay much@s que viven prostituid@s dentro del matrimonio toda la vida. Est@s por lo menos no engañan y lo hacen por unos euros, sin más problemas ni complicaciones.

  2. Espero que lo denunciará a la policía, porque el tráfico de mujeres y la explotación sexual están penados en España.
    No está penado si la prostitución se ejerce libremente, ya sean mujeres, hombres, travestis, etc.

    • tu eres muy listo por lo q se vee…..antes de traerlas las atan en corto. conocen su vida sus familiares todoooooo……..si se revelan alguien paga……y de seguro no seras tu…..q vives tu vida de cuento de hadas.

Dejar respuesta