(EFE).- El precio de la vivienda terminada ha subido muy levemente en Euskadi (0,4 %) en el primer trimestre de este año con respecto a los tres primeros meses de 2015 gracias al ascenso del 2,3 % en Bizkaia, ya que en Gipuzkoa ha bajado un 0,5 % y en Álava un 7,8 %, el mayor retroceso provincial de toda España.

Así se refleja en un estudio de la tasadora de viviendas Tinsa, que también pone de manifiesto que por capitales Vitoria es la que registra el mayor descenso nacional en los precios de la vivienda, un 7,8 % menos que hace un año.

En San Sebastián los precios en este primer trimestre han bajado un 4 % mientras que en Bilbao han subido un 3,2 %.

Con el incremento medio del 0,4 %, Euskadi se incorpora en este trimestre al grupo de comunidades autónomas con evolución positiva en los precios, aunque queda un punto por debajo del incremento medio nacional (1,4 %) y muy lejos de Cataluña (8,2 %) y Madrid (7 %), que se han convertido en las regiones «locomotora» de la recuperación de precios del mercado residencial.

Tinsa también analiza los meses que se necesitan en cada provincia para vender una vivienda.

En el caso vasco, en Gipuzkoa es donde es más rápido vender una casa, con 8,6 meses de media. Le sigue Bizkaia con 13,2 meses y por último figura Álava con 16,8 meses, lo que convierte a este territorio en el tercero de toda España donde cuesta vender una casa, sólo superada por Cantabria (19 meses) y Ávila (17,1 meses).

Por primera vez desde el inicio de la crisis, fueron más las comunidades autónomas que registraron crecimientos en el primer trimestre que las que experimentaron descensos.

En este contexto, el director de Productos y Diversificación de Tinsa, Pedro Soria, considera que el actual es un buen momento para adquirir una vivienda y retomar la obra nueva en determinados puntos, al tiempo que asegura que la incertidumbre política no ha enfriado esta recuperación.

En su opinión, 2015 fue el año de la reactivación del mercado inmobiliario y 2016 marca el inicio del proceso de normalización del mismo después de 7 años de profunda crisis.

«Es una recuperación que ha venido para quedarse, estamos ante un nuevo ciclo más racional y sostenible y la caída generalizada del precio de la vivienda se ha cerrado de forma definitiva y los mercados en los que aún cae, lo hace de forma más suave, ha añadido.

No obstante, la recuperación del precio será moderada y no superior al 5 % de media anual. Para 2016, Tinsa prevé que las compraventas crezcan un 10-15 % hasta las 440.000-460.000 unidades; que el inicio de la obra nueva lo haga, de forma selectiva, entre el 30-40 % hasta los 65.000-70.000 visados y que las hipotecas se incrementen un 15-20 %.

Teniendo en cuenta la demanda embalsada y que las existencias de obra nueva serán casi inexistentes en 2018, Tinsa cree que es necesario construir vivienda en puntos como Madrid, Barcelona, Costa Brava, Costa del Sol o Islas Baleares.


Compartir

Dejar respuesta