El Ayuntamiento de Vitoria ha recibido una carta de una ciudadana a través del Buzón Municipal que exponía su descontento por el contenido de una de las actuaciones organizadas por el Consistorio dentro del programa Dibertikale.

A juicio de la vitoriana, el espectáculo transmitió unos valores poco constructivos: fomentó el bullying, a la mujer como objeto sexual y el consumo de alcohol.

El propio Ayuntamiento ha reconocido que se «detectaron algunos contenidos desafortunados y no oportunos… lo que pusimos en conocimiento del grupo al terminar la sesión».

A su vez, anuncian la adopción de «medidas necesarias para evitar que se vuelvan a producir situaciones de este tipo».

CARTA CIUDADANA:

«A los responsables del programa Dibertikale,

Mediante este escrito quisiera mostrar mi descontento por la actuación del 3 de julio en el parque del Este a cargo de la compañía “The Funes Troup”.

En mi opinión, dicha actuación transmitía unos valores que no considero muy constructivos para la sociedad actual, quizá era motivo de risa fácil en el pasado, pero hoy en día creo que se debería cuidar las formas y el fondo.

Tras ver la obra de principio a fin, y analizar a posteriori lo presenciado, estos son los tres motivos que me han hecho sentir incomoda e incluso disgustada:

Primer punto, fomentaba el bullying.

Durante la obra entera los dos actores delgados abofeteaban sin motivo alguno al actor más “gordito” y “patoso”. Además, no fomentaba el respeto a ritmos de aprendizaje distintos, valorar habilidades distintas y respeto a cuerpos de mayor volumen, fuera del canon. El público infantil no es capaz de contextualizar esas bofetadas y si además ve que el público adulto ríe esa violencia gratuita parece que es algo aceptable; sentí que era una validación de la agresión como medio para imponer o abusar de alguien. ¿Para qué tantas charlas en el colegio sobre bullying y respeto si luego se acepta estos comportamientos en la calle?

Segundo, la mujer como objeto sin capacidad de decisión y como objeto sexual.

Durante la actuación, uno de los actores flirtea con una mujer del público a la que pide beso, un masaje para curarle e interactúa en varias ocasiones con ella. El momento más bochornoso fue cuando el flirteador la saca al escenario, seguido los distintos actores se van “adueñando” de ella con solo cogerle la mano y el último se la lleva dentro de la furgoneta para acto seguido lanzar un sujetador y unas bragas por una de las ventanas. Dicho detalle creó malestar entre varias personas alrededor y a mí me hizo sentir particularmente incómoda.

Tercero y último, apología del consumo de alcohol.

Me pareció que un escenario lleno de latas de cerveza, actores bebiendo constantemente cerveza (aunque las latas tuvieran el logo tapado) y que el objetivo de muchos sketches fuera lograr una lata, tira por tierra el empeño por fomentar un consumo responsable del alcohol.

Comentando la obra con mi hijo mayor de 5 años me dijo que un actor “en vez de beber la lata que tenían vino, había bebido la que tenía pis”, es decir, en su subconsciente llegó el mensaje de que esas latas eran bebidas alcohólicas y no Kas naranja.

Me parece una magnifica iniciativa sacar el teatro a la calle, de manera gratuita y fomentar la cultura. Sin embargo, creo que los responsables de estas actuaciones deberían pasar un filtro a la hora de seleccionar los espectáculos, advertirlo en el programa y por si acaso, advertirlo también antes de la función. ¿Acaso no se puede demostrar las habilidades de malabares, equilibrio y humor fomentando valores positivos para la sociedad?

Eskerrik asko por la atención prestada».

 Respuesta íntegra del Ayuntamiento:

El contenido del programa Dibertikale se trabaja en función de las ofertas que se reciben y de la búsqueda que se realiza en los distintos festivales y ferias de espectáculos de calle que se celebran en nuestro entorno.

En todo momento tratamos de que los contenidos de todos los programas que se gestionan sean respetuosos con los valores que tiene como objetivo este Ayuntamiento y que se recogen en los distintos planes y ordenanzas municipales.

En el caso de este espectáculo, y una vez puesto en escena, sí se detectaron algunos contenidos desafortunados y no oportunos… lo que pusimos en conocimiento del grupo al terminar la sesión.

Y a su vez, por nuestra parte tomaremos las medidas necesarias para evitar que se vuelvan a producir situaciones de este tipo».

 


Compartir

4 Comentarios

  1. la contratacion de espectaculos por el ayuntamiento debe estar asegurados que no se dan esata serie de anomalias , por una parte hacemos mucha publicidad sobre estos aspectos y luego contratamos lo primero que nos llega a pesar de que como en este caso vaya contra las trabajos del ayuntamiento para evitar estos hechos ,alguien deberia responsabilizarse sr URTARAN UNA VEZ MAS LA HEMOS ……….

  2. Hay gente que lo mejor que puede hacer es no salir de casa y no encender radio ni TV. Creo (y no estoy seguro) de que es la única forma de que no se sientan ofendidos por algo.

  3. Tan fácil es que si un evento no te gusta o lo ves inapropiado para un menor, te piras y punto. Estamos sacando las cosas de madre.
    Cuando no son los arboles talados, son los actores estos. Hay acciones incivicas que son toleradas, si hablo de pintadas por todo Gasteiz de índole político y son aceptadas por muchos, incluido presuntamente nuestro alcalde.

Dejar respuesta