El Gobierno Vasco pondrá en marcha antes de que finalice este año la oficina de apoyo a la excelencia del sector vitivinícola de Euskadi, Ardoa Basque Wine Office, una medida que ha acelerado por las incertidumbres creadas por las consecuencias del «brexit» y del anuncio de aranceles por parte del Gobierno de EE.UU..

La consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco, Arantxa Tapia, ha mantenido esta semana una reunión con representantes del sector vitivinícola de Euskadi para analizar la situación internacional de sus ventas y anunciarles el refuerzo de su estrategia de apoyo ante estas dificultades.

Entre las novedades que ha anunciado está la inminente puesta en marcha de Ardoa, una oficina que se dedicará a reforzar la estrategia que las bodegas de Rioja Alavesa y las tres denominaciones de origen de txakoli están llevando a cabo en los mercados internos e internacionales.

Tapia ha explicado que el mercado de Estados Unidos es «muy relevante» y del que los productores vascos no pueden «huir, sino, todo lo contrario, intensificar su presencia», se impongan nuevos aranceles o no.

Ha dicho que los vinos vascos tienen que estar «más presentes, ser más reconocidos y más valorados» y que para ello los productores van a recibir el apoyo del Ejecutivo autonómico con una serie de medidas como la creación de un fondo de 2 millones de euros destinado a aquellas bodegas cuyas inversiones no han sido cubiertas por la Organización Común de Mercados (OCM).

Este fondo ya ha sido aprobado por el Gobierno Vasco y sus detalles serán publicados por el Boletín Oficial del País Vasco el próximo martes.

Además se pondrá en marcha un nuevo programa, dotado con 300.000 euros, para que las bodegas puedan atraer inversores y además se extenderá al vino de Rioja Alavesa el programa Caprice, destinado hasta ahora a la expansión del txakoli en Estados Unidos.

Este programa original para el txakoli prevé una inversión de 700.000 euros en el periodo 2020-2021 para el fomento de las ventas en el mercado estadounidense.

Junto con la intensificación de la internacionalización, la consejera ha citado la importancia de «diversificar» los mercados actuales, como con la promoción del mercado interno, con actuaciones publicitarias y promocionales en puntos de venta y hostelería de la mano de asociaciones de hostelería, escuelas de cocina e incluso el BCC.

En cuanto a los mercados exteriores, el Gobierno Vasco también promoverá reforzar la presencia de los vinos vascos en mercados que puedan sustituir el estadounidense, con un esfuerzo de presencia en países como Suiza, Noruega y Suecia, entre otros, así como en mercados fuera de la Unión como Canadá y Japón.

Íñigo Torres, del Grupo Rioja, ha valorado las medidas impulsadas por el Gobierno Vasco pero ha aclarado que si entran en vigor los nuevos aranceles en Estados Unidos «difícilmente podrán paliar el efecto tan negativo» que tendrán.

Javier Torre, del sindicato agrario UAGA, ha advertido de que los viticultores y los agricultores en general están «muy expuestos a los vaivenes del mercado» y que cualquier medida que apoye la exportación va a ser «positiva». EFE


Compartir

Dejar respuesta