Plan
foto ajena a la información

El Ente Vasco de la Energía (EVE) destinará en 2023 ayudas por valor 114 millones de euros a través de programas ya existentes orientados a impulsar el autoconsumo doméstico, la eficiencia energética, movilidad sostenible y la generación de renovables.

Además de estas ayudas habituales se crearán tres nuevas líneas de acción a la eficiencia energética en alojamientos turísticos (dotada con 3,8 millones), para auditorías energéticas en pymes (5 millones) y el plan «Renove Ventanas» para hogares (2,5 millones).

A las ayudas energéticas del EVE se suman 31 millones adicionales para la eficiencia energética de la industria, que se articularán desde la Dirección de Industria del Departamento de Desarrollo Económico, Sostenibilidad y Medio Ambiente.

Además, ante la crisis energética y el plan de contingencia diseñado por el Gobierno Vasco para hacerle frente, el año que viene el Ente Vasco de la Energía duplicará su participación en proyectos de generación de energías limpias hasta llegar a los 33 millones.

Así lo ha explicado la consejera Arantxa Tapia en la comisión parlamentaria en la que ha desgranado las principales partidas de su Departamento, que en 2023 contará con 849,8 millones, un 9,3 % más que este año.

Gran parte de ese dinero, 544 millones, serán para el Plan de Ayudas a Pymes que consta de 66 programas orientados a mejorar la competitividad empresarial y promover nuevas inversiones.

El programa Bilakatu, nacido por la covid y mantenido por la guerra de Ucrania, sigue abierto con 43 millones comprometidos en este 2022 y si el conflicto continúa -ha apuntado la consejera- será necesario continuar con las ayudas tanto a empresas como a familias para paliar sus consecuencias.

En 2023 está previsto además nuevo programa dirigido a la industria dotado con 15 millones y centrado en favorecer inversiones que contribuyan a su descarbonización. Se trata no obstante de un programa que está pendiente de recibir la autorización de la UE.

También el año que viene está previsto reeditar los programas de desarrollo industrial Indartu para zonas desfavorecidas (12 millones); Gauzatu, de créditos reintegrables (28 millones); Renove Industria (500.000 euros), Bideratu Berria para empresas en crisis (1 millón) y Lortu, de gestión financiera (500.000).

En cuanto a las inversiones en I+D+i (adicionales a las ayudas para empresas) se destinarán 14 millones al futuro centro para la generación de baterías de litio de estado sólido Basquevolt; 1,1 millones al laboratorio para el vehículo autónomo y conectado, y 2,1 al proyecto Laudio Glass Hub para proyectos piloto para la descarbonización en el sector del vidrio.

El Departamento confía además en acceder a fondos europeos del programa Retech y se compromete a complementar este dinero con recursos propios para proyectos de inteligencia artificial y ciberseguridad. La consejera ha apuntado que en este apartado se podrían superar los 32 millones.

Las acciones de capacitación y atracción de talento contarán con 18 millones. Destacan las partidas para la contratación de doctorando Bikaintek, con 5,6 millones; de apoyo a competencias digitales, con 1,5 millones; y las becas de internacionalización Beint (4,5) y Global Training (3,9).

Además, bajo la nueva «Estrategia Basque Talent» se quiere dar un impulso a la atracción de talento para dar respuesta al reto demográfico y la falta de profesionales. Esta iniciativa arranca con 565.000 euros para firmar un convenio con «Bizkaia Talent» que servirá de base para crear en 2023 una herramienta a nivel autonómico en colaboración con las diputaciones.

La política internacional de este Departamento contará con 26 millones, de los cuales 14,1 serán para «acompañar» a las empresas vascas en el exterior favoreciendo sus exportaciones y exploración de nuevos mercados; mientras que las oficinas comerciales dispondrán de 10,9 millones. Este dinero servirá para mantener las oficinas actuales y abrir dos nuevas en Quebec (Canadá) y Turquía.

Tapia ha subrayado asimismo la inversión en industria alimentaria, como los 16 millones del programa Lehiatu Berria para la transformación de empresas agroalimentarias y los 20 para la inversión y promoción del vino.

En las cuentas no hay ninguna partida para «Arabako Mahastiak/Viñedos de Álava» ya que por el momento se trata de «una iniciativa privada que está en fase de tramitación», ha explicado la consejera, que ha subrayado el «esfuerzo relevante» que ha hecho su Departamento para ayudar a los ganaderos y agricultores ante la subida del precio de las materias primas.

En cuanto a la costa, el mantenimiento de las infraestructuras portuarias se llevará 8,8 millones, la finalización del acceso marítimo al puerto de Mutriku, 18, y el inicio de las obras del dique de abrigo de Ondarroa, 3 millones.

La Agencia Vasca del Agua (URA) dedicará por su parte casi 42 millones a trabajos de saneamiento (15 millones), restauración y protección de ecosistemas acuáticos (5,9 ) y contra la inundabilidad (17,4). EFE



Dejar respuesta