Muere un carpintero en Álava que trabajaba sin protección

Un carpintero de 53 años ha fallecido debido a las lesiones que sufrió al caerse de una altura mientras trabajaba «sin medidas de protección» en las obras de reforma de una casa de Aramaio (Álava), ha informado el sindicato LAB.

El accidente ocurrió este miércoles pero el fallecimiento se produjo ayer jueves al no poder superar el trabajador las heridas que le causó la caída.

VAYA SEMANA

Esta muerte se suma la que se produjo también el miércoles en la empresa Pepsico en Etxabarri-Ibiña (Álava) donde un empleado falleció tras sufrir un infarto que LAB achacó a «la carga de trabajo y los elevados ritmos».

27 MUERTOS EN EUSKADI Y NAVARRA

Con la muerte de este carpintero en Aramaio los decesos en el trabajo en Euskadi y Navarra en lo que va de año se elevan a 27, de los cuales 6 han sido por caída de altura, ha precisado el sindicado en una nota.

«Los accidentes son evitables, los dramas personales y sociales que conllevan se pueden evitar si se cumplen las medidas de prevención» pero «es evidente que mientras no se tomen medidas concretas no cesará el derramamiento de sangre», por lo que ha pedido a las instituciones «que pongan los medios suficientes para controlar el problema».

La central ha hecho además un llamamiento a participar en la movilización convocada por «la mayoría sindical» este lunes día 16 a las 12:30 en la plaza de Oñati, de donde era natural el trabajador fallecido, para apoyar a los allegados y «reivindicar que se tomen medidas de una vez por todas». EFE


Compartir

3 Comentarios

  1. DEP

    Tomar medidas…, tomar medidas…, no paran de morir hombres en sus puestos de trabajo y somos invisibles, nadie se preocupa de verdad por esta tragedia, para otras cosas montan hasta ministerios.
    A nadie le preocupa los hombres que morimos en el trabajo, !a nadie!.
    Leña al empresario, que no ponga a disposición de sus empleados, todos los medios necesarios para hacer su trabajo con seguridad extra y la misma leña, para el trabajador que no las use. Pero que sean ejemplares, para ambos.

  2. Lo de siempre: al final lo paga el obrero, mientras se enriquece el patrón. Descanse en paz. Ahora, si en vez de caerse de una altura, se hubiera caído desde el suelo, no se hubiera hecho nada.

Dejar respuesta