El Juzgado de la Social de Vitoria ha requerido a la empresa gestora de la residencia de personas mayores Ariznabarra de la ciudad, así como a la Diputación alavesa, que doten de equipos de protección frente al COVID-19 a los trabajadores de este centro y que se refuerce la plantilla.

En un comunicado, ELA ha explicado que esta resolución se recoge en un auto judicial en respuesta a una denuncia de este sindicato, que ha presentado hasta la fecha tres demandas de tutela de derecho a la salud, vida, e integridad física de las trabajadoras de las residencias de Euskadi.

Así, el juzgado ha estimado parcialmente las medidas cautelares solicitadas por la central y ha instado a la residencia Ariznavarra, gestionada por la empresa DomusVi , y a la Diputación, a que de manera «urgente» y mientras dure la pandemia provea a las empleadas de EPIs completos de protección respiratoria, mascarillas homologadas, guantes de caña larga, y ropa de protección homologada, conforme a los protocolos estipulados, y que se cumplan de manera integra las normas, ordenes, guías y protocolos vigentes.

Asimismo, pide que se refuerce la plantilla para que pueda haber personal específico para contagiados y para los ciudadanos normales.

El sindicato ha asegurado que en este centro han fallecido 10 usuarios, mientras que 40 mayores y 13 trabajadoras han dado positivo, así como que «la falta de material y la reutilización del desechable estaba siendo una constante al igual que la falta de personal».

Por ello, ELA ha exigido a la empresa y a la Diputación que recapaciten, asuman su responsabilidad y escuchen a las trabajadoras, a los sindicatos y a los familiares de los usuarios, al tiempo que ha abogado por la intervención integral de Osakidetza para que se dote de profesionales y de material a las residencias , se sustituya al personal de baja o cuarentena, y se les dé material que garantice la salud del colectivo. EFE

Álava dice que ha dotado de EPIs a la residencia Ariznabarra de Vitoria

EFE).- La Diputación de Álava ha aclarado este domingo que se ha dotado de EPIs a las trabajadoras de la residencia de mayores Ariznabarra de Vitoria, así como que le ha proporcionado personal de refuerzo para hacer frente a la afección del COVID-19.

Fuentes del Departamento foral de Políticas Sociales han respondido de este modo a las críticas de ELA, que este sábado hizo público un auto del Juzgado de la Social de Vitoria en el que se requiere a la empresa gestora de la residencia, así como a la Diputación alavesa, que doten de este material a la plantilla.

Estas fuentes han precisado que esta resolución no ha sido notificada aún a la institución, por lo que la desconoce, así como que tampoco ha tenido posibilidad de responder a lo que demanda el sindicato.

Asimismo, han señalado que «lo que al parecer ha podido dictar el juez son medidas cautelarísimas» que, según han señalado, se pueden solicitar por la parte demandante sin escuchar a la parte demandada.

En todo caso, han indicado que todavía no ha empezado el procedimiento judicial sobre este asunto y que se espera que en próximas fechas el juzgado cite a la diputación para escuchar sus alegaciones.

Además, ha asegurado que la Diputación ya ha proporcionado personal de refuerzo y material de protección a esta residencia, con «dificultad» al principio de la crisis sanitaria por el desabastecimiento y «con más frecuencia» en las últimas semanas, la última ocasión el viernes. EFE


Compartir

Dejar respuesta