test pancarta pregunta,cuestion interrogante que ocurre

Los ciudadanos piden más mano dura con las restricciones para frenar el coronavirus.

Norte Exprés realizó una encuesta en Vitoria en las que se valoraban las restricciones planteadas por el lehendakari el sábado pasado. El 56% las consideraba «insuficientes», y tan solo un 20% las veía correctas. Además, un 24% pensaba que ya estaba bien de recortes a los ciudadanos.

En el conjunto de Euskadi se piensa parecido, pero hay un poco menos de exigencia (8 puntos menos que en Vitoria). Somos más duros en Vitoria.

Casi la mitad de los vascos defiende medidas más exigentes frente a la covid

EFE.- Casi la mitad de los vascos (48 %) considera que es necesario aplicar medidas de control y aislamiento más exigentes que las adoptadas hasta el momento para combatir la extensión de la covid-19, mientras que otro 45 % las ve suficientes.

El Gobierno Vasco ha hecho público este viernes un estudio sociológico sobre la opinión de la población vasca en torno a la pandemia, que se llevó a cabo mediante entrevistas telefónicas entre los días 13 y 17 de octubre pasados.

Un 26 % de la ciudadanía de la comunidad autónoma cree que lo peor de la pandemia ya ha pasado, un 17 % piensa que el actual es el peor momento y un 48 % que lo peor está aún por llegar.

La mitad de los vascos asegura haber reducido mucho el número de personas con las que tiene contacto cara a cara, a parte de las relaciones de trabajo, y un 31 % lo ha reducido algo. Un 18 % mantiene el mismo número de contactos que antes de la pandemia.

En cuanto a la frecuencia con la que se reúne con familiares y amigos no convivientes, un 54 % dice haber reducido mucho la frecuencia y un 31 % algo. Un 14 % reconoce reunirse con esas personas con la misma frecuencia que antes de la pandemia.

En cuanto a la recomendación de mantener una distancia de un metro y medio con las personas con las que no se convive, casi dos de cada tres (67 %) dicen mantenerla con todas o casi todas las personas y un 27 % que mantiene la distancia con algunas personas.

El uso de la mascarilla está muy extendido en casi todas las situaciones de la vida cotidiana: en el interior de una tienda (siempre o casi siempre un 99 %), cuando pasea por la calle solo o en compañía de personas con las que convive (88 %), cuando está con otras personas por su trabajo (88 %), cuando se reúne al aire libre con familiares y amigos con quienes no convive (76%).

Estos porcentajes son notablemente más bajos en dos situaciones: cuando se reúne en un domicilio con familiares o amigos con quienes no convive (41 %) y cuando anda por lugares sin gente (como en el monte) solo o en compañía de personas convivientes (35 %).

MEDIDAS MÁS DURAS DE CUMPLIR

Las medidas que han resultado más duras de cumplir para la mayoría de la población son el confinamiento (muy o bastante duro para un 62 %), el uso obligatorio de la mascarilla (62 %), el cierre de parques y espacios públicos (43 %) y la limitación del aforo a la mitad en actividades culturales (34 %). En menor medida, la prohibición de consumir en la barra de los bares (22 %), la prohibición de acudir a espectáculos deportivos (20 %) y el cierre de los bares a la 1 de la madrugada (14 %).

Además, un 71 % de la ciudadanía opina que la mayoría de los vascos está actuando con civismo y solidaridad al cumplir las medidas de prevención de la covid-19 y solo un 24 % cree que la mayoría está siendo poco cívica e insolidaria.

Los vascos reconocen una «gran preocupación» por la expansión del coronavirus: un 33 % dice estar muy preocupado y un 54 % bastante. Son menos las personas que se muestran muy o bastante preocupadas por enfermar ellas mismas (76 %) que quienes lo están por que puedan enfermar otras personas de su entorno cercano (94 %).

En cuanto a las consecuencias económicas, un 46 % dice estar muy preocupado y un 38 % adicional bastante preocupado por las consecuencias que la crisis pueda tener en su economía familiar. Es aún mayor la preocupación por las posibles consecuencias para la economía de Euskadi: un 56 % está muy preocupado y un 40 % bastante.

En este sentido, más de un tercio de la población (35 %) reconoce que su situación económica ha empeorado con la pandemia. Un 32 % prevé que su situación habrá empeorado dentro de un año, un 47 % cree que no cambiará y solo un 13 % que habrá mejorado.

Preocupan relativamente algo menos las consecuencias de la pandemia en la escolarización de los hijos (46 % y 37 % mucho o bastante, respectivamente), las consecuencias para la salud mental o emocional (33 % y 34 %) y los problemas de conciliación familiar en el hogar (27 % y 26 %).

En cuanto a la respuesta del sistema sanitario, el 62 % de los encuestados piensa que en Euskadi está siendo mejor que en otras comunidades autónomas, un 29 % que es igual y tan solo el 1 % que es peor.

La opción preferida por la ciudadanía es la gestión compartida entre los gobiernos central y vasco. Así lo consideran 7 de cada 10 encuestados.

Por último, casi la mitad de los vascos (47 %) afirma que cuando se logre una vacuna segura y eficaz desearía vacunarse, aunque solo después de que muchas otras personas se hayan vacunado. Un 30 % desearía vacunarse cuanto antes (en el conjunto del Estado este porcentaje asciende a un 40 %) y un 20 % afirma no querer que le administren la vacuna.

Los motivos principales para no querer vacunarse son las dudas sobre su seguridad y la creencia de que no es necesaria. EFE


Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta