El alcalde de Vitoria, Javier Maroto, en declaraciones a Norte Expres esta misma tarde, acaba de asegurar que su propuesta de cambio para la recepción de ayudas sociales en el País Vasco «deja fuera solo a los que abusan».

Ha querido dejar claro que «el requisito de cotización previa queda exento en los siguientes casos: personas con discapacidad, enfermedades crónicas, enfermedad mental, pensiones no contributivas, pensiones de viudedad y mujeres a las que sus ex-parejas no se pagan las pensiones de alimentos por hijos».

Maroto ha afirmado que su propuesta está «bastante estudiada», por lo que considera «inexacta» la opinión del PNV de que 33.000 personas se quedarían fuera.

Se referido también a su propuesta de necesitar una década de empadronamiento para poder recibir la RGI: » los diez años de padrón, cuando sean legales, puede sustituirse por años de cotización, pero siempre con un mínimo de cinco años».

«Por ejemplo, una persona que ha cotizado 3 años recibiría ayudas con siete de padrón», ha concluido.

Estas declaraciones se producen después de que el primer edil vitoriano haya anunciado que buscará firmas de apoyo para llevar el debate de las ayudas sociales y el fraude al Parlamento Vasco. Una noticia que va a acaparar la información política vitoriana durante los próximos meses.



Dejar respuesta