mayores aislados vitoria

Trabajadoras de las residencias privadas de Álava han denunciado que no ven avances en sus demandas para lograr un convenio laboral provincial que mejore sus «precarias» condiciones laborales y la atención de los usuarios.

Representantes sindicales de este colectivo, que agrupa a más de un millar de trabajadoras en Álava, ha acudido a la comisión de Bienestar Social de las Juntas Generales de Álava para reclamar una mayor implicación por parte de la Diputación respecto a su situación laboral.

La sindicalista de CCOO Elena Herrán ha anunciado que han pedido reunirse con el diputado de Políticas Sociales, Emilio Sola, ya que no tienen «constancia» de ocurrido en las reuniones llevadas a cabo con la patronal y ha anunciado que han solicitado la mediación del Preco, el Consejo de Relaciones Laborales de Euskadi.

Herrán ha exigido a la Diputación que no concierte plazas con residencias privadas que no apuestan por tener un convenio provincial que permita unos salarios dignos y que mejore «el decreto» que fija las ratios de trabajadores en los centros.

La representante sindical le ha achacado a la Diputación ser «cómplice» de las residencias privadas al «no hacer nada» por cambiar las actuales condiciones de trabajo y ha denunciado que los usuarios de las residencias públicas «tiene más derechos» y atenciones que los de las privadas.

Por su parte, el representante de ELA, David Alonso, ha explicado que la carga de trabajo en los centros privados es muy alta y repercuten negativamente tanto en la salud de los trabajadores como en la atención a los pacientes.

«Es imposible prestar una atención digna y de calidad al usuario», ha indicado Alonso, quien ha relatado que tienen que hacer «turnos dobles de 15 horas» para incrementar su precario sueldo de 950 euros, y que la falta de personal hace que una única auxiliar se haga cargo de 20 usuarios en los turnos de noche, entre otras cuestiones.

Los sindicatos han contado que las empresas les hacen firmar obligatoriamente cláusulas de disponibilidad de fin de semana y noche y no les permite la conciliación familiar, además de tener que realizar tareas para las que no están cualificados.

Una situación que se ha visto agravada por la pandemia, sin disponer de «las medidas de protección adecuadas, sin personal y sin medicamentos» para hacer frente a la crisis sociosanitaria.

Por todo ello, han vuelto ha reclamar un convenio que equipare las condiciones laborales de Álava a las de Bizkaia y Gipuzkoa.

En su comparecencia ante las Juntas Generales de Álava, el diputado de Políticas Sociales, Emilio Sola, ha emplazado por su parte a la patronal de los centros privados a agruparse «en una postura común» en función del tamaño o número de plazas de cada residencia para poder negociar.

Sola ha confirmado que la Diputación «no va a concertar plazas con residencias que no paguen salarios dignos a sus trabajadores».

Contagiados 4 mayores y 2 trabajadores de la residencia Neruda de Vitoria

Por otro lado, cuatro residentes y dos trabajadores de la residencia foral para personas mayores Pablo Neruda han dado positivo en covid-19 tras el cribado hecho en el centro, donde a principios de semana se llevó a cabo otro testeo con un resultado positivo por lo que ascienden a siete los contagiados totales en este centro.

Todos ellos se encuentran estables, según ha informado en un comunicado la Diputación Foral de Álava, que en los próximos días repetirá el cribado entre los usuarios de esta residencia de mayores.

En la actualidad son 17 los residentes de residencias alavesas contagiados y se mantiene en 23 el número de fallecidos en esta segunda ola de la pandemia.

También permanece invariable con respecto a los datos facilitados el pasado martes el número de residentes que han superado la enfermedad, 142, y siguen siendo 85 las residencias que están libres de covid y 5 las que tienen algún caso.

Han ascendido a 34, 2 más, los trabajadores que permanecen de baja por positivo o por ser un contacto estrecho de una persona contagiada.

Diputación de Álava: Las restricciones en residencias dan «sus frutos»

Finalmente, el diputado foral de Políticas Sociales, Emilio Sola, ha defendido que las restricciones que se han hecho en los centros sociosanitarios de Álava «están dando sus frutos» en comparación con otros territorios.

Sola ha explicado que, actualmente, la red sociosanitaria alavesa cuenta tan sólo «17 positivos» de entre las más de 4.000 plazas residenciales ofertadas, tras sumar 5 nuevos positivos ayer en la residencia para personas con discapacidad Pablo Neruda.

El diputado de Políticas Sociales ha comparecido este jueves ante la comisión de Bienestar Social de las Juntas Generales de Álava, a petición de EH Bildu, para informar sobre la situación actual de los recursos sociales y las medidas adoptadas frente al coronavirus.

Sola ha opinado que la covid-19 está siendo «menos letal» en esta segunda ola de la pandemia y que el «vector de entrada» del virus a los centros residenciales se produce a través del personal sociosanitario, a diferencia de la primera ola cuando fueron las visitas el principal factor de contagio para los usuarios.

Ha destacado que la pandemia está afectando ahora más a residencias de pequeño tamaño y viviendas comunitarias cuando anteriormente golpeó con mayor dureza a los centros más grandes.

El responsable de Políticas Sociales ha indicado que la situación «está yendo muy bien» en los centros ocupacionales y que los centros de menores no padecen actualmente ningún impacto del virus.

Sola ha comentado que desde julio realizan cribados «a todos los usuarios de manera continua», que se han efectuado 3.374 PCR a los trabajadores sociosanitarios y que se elaboran «pruebas masivas» en el sector de ayuda a domicilio.

De entre todas las medidas adoptadas, ha distinguido el nuevo protocolo de final de vida que permite a los familiares acompañar «sin límite de tiempo» al residente durante sus últimos momentos de vida.

El diputado de Políticas Sociales ha reconocido «dificultades» para encontrar personal de enfermería y le ha pedido a la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, que «se rectifique» la utilización de cientos de enfermeras como rastreadores, puesto que no pueden dedicarse a la «atención directa».

A pesar de la mejora en los datos, Sola ha augurado un recrudecimiento de la pandemia en los próximos meses debido a la confluencia con la gripe y a las futuras fiestas navideñas por lo que ha solicitado a la población que se vacune «masivamente» de la gripe para poder diferenciar posteriormente los posibles síntomas.

Ha asegurado que la Diputación no se plantea volver a restringir las visitas en las residencias de la tercera edad y solo lo haría si la situación fuera nuevamente «extrema».

Por su parte, la juntera de EH Bildu Claudia Venceslao, cuyo grupo había solicitado esta comparecencia, ha reclamado que se estudien otras medidas como elaborar pruebas, hacer desinfecciones diarias, obtener equipos de protección adecuados y aumentar las plantillas antes de volver a cerrar las residencias. EFE


Compartir

1 Comentario

  1. Increible lo del Sr. Sola. A parte de darse palmadas en la espalda por lo bien que estan gestionando las residencias publicas y privadas, ninguna autocritica, se permite decir «que las medidas restrictivas estan dando sus frutos». ¿Se refiere al preocupante numero de positivos en residencias donde no ha habido salidas, y visitas inhumanas a dos metros y en condiciones tercermundistas? ¿Tal vez se felicita por el deterioro fisico y cognitivo, reconocido por expertos, que estan sufriendo nuestros mayores?¿O a la situación de ansiedad y angustia de sus familiares?.
    ¿Donde estan las pcrs que iba a hacer en todas las residencias, publicas y privadas que hizo público en agosto?
    ¿Donde estan los aumentos de plantilla para poder cumplir las medidas de protección de trabajadoras y usuarios y usuarias?
    Sr. Sola, puede seguir mintiendo, que de verdad es algo que sabe hacer muy bien, pero ya no le creen ni sus votantes.

Dejar respuesta