Los trabajadores de Petronor continuarán con las movilizaciones contra el ERTE que afectaría a un tercio de la plantilla, entre ellas paros y manifestaciones, una de ellas el viernes 14 de mayo en Vitoria desde Lakua hasta el Parlamento Vasco.

Tras concluir el periodo de consultas del ERTE sin acuerdo, los trabajadores aprobaron en asamblea el pasado viernes un nuevo calendario de movilizaciones para mostrar su rechazo al ERTE y trasladar el mensaje de que “no se cambia seguridad por dinero”, según ha informado el comité de empresa.

Además, los trabajadores apoyaron la propuesta del comité de realizar “nuevos paros y protestas, externalizando el problema y contactando con los grupos políticos, tanto a nivel municipal, como de Diputación y Parlamento Vasco”.

Está previsto que este jueves 29, los trabajadores acudan a la manifestación convocada por los empleados de Tubacex en Bilbao y el viernes 30 se organizará una caravana de coches entre Muskiz y Gallarta que partirá a las 13:15 horas del acceso a la refinería.

El miércoles 5 de mayo hay convocado un paro de 11:00 a 13:00 horas y una manifestación desde la refinería hasta Las Carreras y el viernes 7, un paro de 11:30 a 14:00 horas y una manifestación en Bilbao de 12:00 a 13:30 horas desde la sede del Gobierno Vasco hasta la Diputación.

VITORIA

Por último, el viernes 14 de mayo, los trabajadores realizarán un paro de 10:00 a 14:00 horas y se manifestarán en Vitoria, desde Lakua hasta el Parlamento Vasco, en un horario y con un recorrido que está pendiente de concretar.

El resto de los días se realizarán pitadas frente a la refinería y se mantendrán reuniones con distintos partidos y grupos parlamentarios “para que nuestra problemática se debata en el Gobierno Vasco en los términos propuestos por el comité de empresa”.

El comité ha señalado que con la reducción de personal por el ERTE en unidades paradas, pero con productos explosivos y peligrosos en su interior y con algunas de sus partes en funcionamiento, se disminuye “la capacidad de reacción en caso de emergencia”.

Además, ha asegurado que se merma “la capacidad de detección sobre fugas u otras situaciones anómalas, aumentando el riesgo potencial de que se produzca un accidente que atente contra las instalaciones, las personas y el medio ambiente”. EFE


Compartir

Dejar respuesta