Gobierno Vasco Vitoria-Gasteiz

(EFE).- La incertidumbre sobre unas nuevas elecciones generales condicionará el nuevo curso político en Euskadi que el lehendakari, Iñigo Urkullu, abre esta semana con su mirada puesta en las transferencias pendientes y en evitar una segunda prórroga presupuestaria y un posible adelanto de los comicios vascos.

En septiembre hay dos fechas claves para despejar estas incógnitas: el 23 de ese mes concluye el plazo para que Pedro Sánchez se someta a una nueva investidura. En caso de que renuncie a ello o no logre los votos necesarios los españoles votarán de nuevo el 10 de noviembre.

Y el 20 de septiembre tiene lugar el debate de política general en el Parlamento Vasco. Para esa fecha ya estará previsiblemente despejado si hay o no un adelanto de las elecciones generales y por tanto cómo la situación nacional condicionará la política vasca.

Así, en el aire sigue la continuidad del proceso de transferencias a Euskadi comprometido por el Gobierno de Pedro Sánchez y la aprobación de los presupuestos autonómicos de 2020 dado que el Gobierno Vasco de coalición PNV-PSE está a un escaño de la mayoría en la Cámara de Vitoria y necesita de un partido de la oposición para aprobar las cuentas, que este año ya están prorrogadas.

La ausencia de presupuestos por segundo ejercicio consecutivo podría obligar al lehendakari a plantearse la posibilidad de adelantar las elecciones vascas previstas en principio tras el verano de 2020.

La semana pasada el lehendakari ya avisó a través de las redes sociales que de cara a los próximos meses una herramienta básica para la consolidación del crecimiento económico, la creación de empleo y la calidad de los servicios públicos son los presupuestos de 2020.

Y también, añadió, uno de sus objetivos es el cumplimiento de las transferencias pendientes para completar el «autogobierno reconocido» y «responder de forma constructiva a la crisis del modelo de Estado».

En este ambiente político, este jueves el lehendakari presidirá el primer Consejo de Gobierno tras las vacaciones en el Palacio de Miramar de San Sebastián.

Allí desvelará algunas de las próximas claves de su acción de Gobierno aunque no se prevé que hasta el debate de política general, una vez que esté despejada la duda sobre si hay Gobierno o unas nuevas elecciones generales, aclare el rumbo que tomará su Ejecutivo en la recta final de la legislatura. EFE


Compartir

Dejar respuesta