La hostelería alavesa dice «no al cierre de los locales de hostelería» tras las restricciones del Gobierno Vasco y «la amenaza de una ampliación de esta medida hasta al menos el 9 de diciembre», señala Aenkomer en una nota de prensa.

Con una caída de la facturación del 45% desde el inicio de la pandemia y un 30% de los expedientes de ayudas aprobadas pendientes de liquidación, esta decisión tomada por parte del Gobierno Vasco afecta directamente al sector hostelero vasco que necesita una «solución efectiva e inmediata» para paliar los efectos de esta medida.

Nuevas medidas ante la amenaza de continuar con los cierres:

La prórroga de los ERTES hasta 31 de enero de 2021, la prestación por cese de actividad (50% de la base; aprox. 400 € independientemente de la base de cotización por la que se esté pagando), las nuevas ayudas promovidas por el consejero de turismo comercio y consumo de Gobierno vasco o la prórroga del complemento anunciado por Lanbide para las rentas de menos de 20.000 €, aunque tienen una buena acogida por parte del sector, no son suficientes.

Es necesario que se tramiten y liquiden con rapidez. Además, es necesario que se liquiden los expedientes pendientes de la primera oleada de la pandemia ya que más del 30 % todavía no se han cobrado y se adopten las medidas necesarias para que el sector hostelero y de restauración pueda reanudar su actividad en condiciones de seguridad en el menor tiempo posible».

 Necesario mantener los ingresos de los 25.002 trabajadores afectados por un ERTE en el sector y nuevas ayudas en la línea de las planteadas en otros países europeos

25.002 trabajadores están afectados en este momento por un ERTE en el sector hostelero y es necesario mantener tanto sus ingresos como garantizar la viabilidad de los negocios en que trabajan. En este sentido el sector demanda que estos trabajadores cobren el 100 % de la base reguladora.

Desde el sector se solicita, además, la aplicación de ayudas en la misma línea que se está haciendo en otros países europeos: en Alemania aquellas empresas que cuenten con hasta 50 empleados, así como los autónomos, recibirán el 75% de las pérdidas, en relación a las cifras del mismo periodo de 2019; en Francia, en todas las compañías de menos de 50 empleados de hostelería, cafés y restaurantes, las ayudas podrán llegar a 10.000 euros cuando hayan perdido la mitad de su facturación.

Somos conscientes de la gravedad de la situación sanitaria y de la necesidad de la aplicación de nuevas medidas. Pero también pensamos que la hostelería no debe pagar este precio tan alto, con el cierre total de su actividad, sino que pueden darse medidas menos drásticas no prolongándose aún más esta medida en el tiempo a la vista de los datos de evolución favorable de la pandemia.

Del mismo modo, se quiere denunciar la restricción establecida al servicio de reparto a domicilio que se ha limitado a las 21 horas y solicitar una adaptación de la misma tal como se ha hecho en otras comunidades limítrofes, especialmente teniendo en cuenta que durante el primer confinamiento no existía limitación alguna para prestar este servicio y se están reduciendo ahora las posibilidades de aquéllos que quieren habilitar esta vía de negocio y de obtención de ingresos.

Asimismo, a través de esta actuación, que cuenta con el apoyo del sector comercial, también se quiere recordar que este cierre no solo afecta a la hostelería sino que arrastra a muchos otros negocios de venta de productos de alimentación (panaderías, pescaderías, carnicerías, fruterías, etc.) y a las distribuidoras de bebidas, cafés, bodegas.

La hostelería y el comercio además de una fuente de empleo local, somos el corazón que da vida a nuestros pueblos. Ante este panorama, lamentablemente muchos de ellos están a un paso del cierre.

Por estas razones, desde la hostelería han convocado estas concentraciones legales y pacíficas el viernes 20 de noviembre en:

  • Plaza nueva de Laguardia                            a las 13:30 horas
  • Plaza Juan de Urrutia de Amurrio             a las 18:30 horas
  • Plaza Lamuza Laudio                                     a las 18:30 horas

Compartir

6 Comentarios

  1. Después de 13 días con la hostelería cerrada todo sigue igual de mal y con una alta tasa de contagios que nadie sabe, ni estudia, como se produce.

  2. ¿Cómo se preocupan ahora por sus empleados, cuando la mayoría los han estado exprimiendo y puteando mientras no tenían restricciones? ¿Cómo piden dinero ahora, sin acordarse del dinero que muchos de ellos defraudan a hacienda? ?será que no entregaban tiques para ahorrar papel y salvar los bosques? Mucha hipocresía, mucho cinismo y mucha cara; pienso.

    • Manu, te doy la razón al 100%. Yo he trabajado en la hostelería hasta 12 horas al día cobrando en negro. Esto que digo puede ser contradictorio y alguno dira… Pues haberlo denunciado.. YA, . Hubiera ido a la calle y hubieran contratado a otra chica en las mismas condiciones.
      Son unos jetas

  3. Los contagios continúan porque la panacea que nos quieren vender de las mascarillas no es verdad, las mascarillas no bloquean los virus, si fueran efectivas para parar los virus los laboratorios de bioseguridad usarían solo mascarilla, en vez de los trajes nbq que utilizan, lo efectivo es cerrar todo, pero todo durante un mes, incluido supermercados y farmacias y solo así se vence al virus o que de una vez empiecen a vacunar a todo el mundo.

  4. No sé cómo es esto, pero muchos siguen abiertos y aglutinando gente en la calle, y luego van a cobrar subvención.
    Cuando el cierre de marzo yo tuve que cerrar mi negocio y no me dejaron abrir para ir trabajando desde la calle.
    Espero que los que tienen abierto no cobren la subvención y los que la vayan a cobrar demuestren con pruebas como tomaban las medidas durante estaban abiertos…

Dejar respuesta