La Diputación alavesa dijo que arreglaría, o daría instrucciones al efecto, para solucionar los problemas de la autopista AP-1 en cuatro días y ahora dice que será en trece días. La patinada es mayúscula y la capacidad de previsión ínfima.

La Autopista AP-1 que se encuentra cortada al tráfico en ambos sentidos, debido a un deslizamiento producido en el talud de desmonte situado la altura del municipio guipuzcoano de Eskoriatza, permanecerá cerrada hasta el jueves 26 de marzo.

A partir de esa fecha, se habilitará un by-pass y se abrirá un carril para cada sentido de circulación en la calzada sentido Eibar.

Este incidente ha obligado a cortar los accesos a la AP-1 desde Luko en el tramo alavés de la autopista. Con el fin de solventar estos inconvenientes se han establecido los correspondientes desvíos, principalmente a través de la carretera A-627 en Álava y Gi-627 en Gipuzkoa.

INFORMACIÓN OFICIAL DÍA 13 DE MARZO:

La Diputación Foral de Álava acaba de informar que la AP-1 acaba de cortarse, en el tramo entre Luko y Eskoriatza en ambos sentidos, por un desprendimiento a la altura de la localidad guipuzcoana.

Desde esta tarde y probablemente hasta el martes 17 de marzo, los desvíos en Álava se tienen que hacer por la A-627.

Los desprendimientos se han producidos en el punto kilométrico 121 de la autopista.



Dejar respuesta