Estos días ha hecho mucho viento, pero una «broma» comparado con lo que ocurrióel año pasado. El Gobierno Vasco activó el año pasado 195 avisos amarillos, alertas naranjas y alarmas rojas por fenómenos meteorológicos adversos, en su mayoría por riesgo en la mar debido al oleaje y a fuertes precipitaciones.

Hoy, con motivo del Día Meteorológico Mundial, el consejero vasco de Seguridad, Josu Erkoreka, ha presidido el acto de presentación de una nueva asociación, EuskalEguraldia, dedicada a informar en tiempo real a través de la redes sociales de situaciones meteorológicas adversas.

En este acto, se han dado también a conocer los episodios meteorológicos desfavorables que hubo en 2021. El único que llevó al Departamento de Seguridad a activar la alarma roja fue la borrasca bautizada como «Justine» que el 30 de enero recorrió el Golfo de Bizkaia con un temporal de viento de hasta 140 kilómetros por hora y olas que rondaron los 11 metros de altura a primeras horas del día 31.

De los 194 avisos amarillos y alertas naranjas restantes activados el año pasado, 53 correspondieron al riesgo en la costa y para la navegación por grandes olas o por galernas, 46 se pusieron en marcha por fuertes lluvias, 32 por viento, 25 por nevadas, otros 25 por heladas o temperaturas muy altas y 13 por riesgo de incendios forestales.

Además de la borrasca «Justine» de finales de enero, otros episodios destacados fueron la DANA que hubo entre el 17 y el 19 de junio, que generó fuertes tormentas que batieron el récord de precipitaciones en 10 minutos y en una hora; las lluvias de finales de noviembre en las que en tres días se superaron los 200 litros por metro cuadrado, y la borrasca «Barra» que hubo entre el 7 y el 10 de diciembre que provocó importantes inundaciones.

El mes de diciembre, sin embargo, finalizó con un potente anticiclón en el que se registraron las temperaturas mínimas y máximas más altas para un mes de diciembre del siglo XXI, hasta 25,8 grados de máxima y 20 de mínima. EFE



Dejar respuesta