Álava

EFE).- El Gobierno ha acordado hoy no autorizar al Ayuntamiento de Navaridas (Álava) a realizar una consulta popular sobre la implantación de una tasa en el recibo del impuesto sobre bienes inmuebles de rústica.

El Artículo 149 de la Constitución establece como competencia exclusiva del Estado la «autorización para la convocatoria de consultas populares por vía de referéndum».

El Gobierno, en la referencia del Consejo de Ministros, recuerda que si bien la Ley reguladora de las Bases del Régimen Local reconoce el derecho de los vecinos a pedir la consulta popular, excluye en su artículo 71 los asuntos relativos a la Hacienda Local.

Añade que la Ley de Haciendas Locales que enumera los recursos que constituyen la hacienda de las entidades locales, citando entre otros «los tributos propios clasificados en tasas, contribuciones especiales e impuestos y los recargos exigibles sobre los impuestos de las Comunidades Autónomas o de otras entidades locales».

Por tanto, argumenta el Ejecutivo, esta consulta popular no cumple los requisitos que exige la Ley de Bases de Régimen Local, al centrar la consulta en la implantación de una tasa.

Destaca por último que el proyecto de consulta se ha remitido a informe a la Delegación del Gobierno en la Comunidad Autónoma del País Vasco, y a la Comunidad Autónoma del País Vasco, y ambos son desfavorables a la celebración de la consulta.

La pregunta que el Ayuntamiento de Navaridas había planteado y que el Gobierno no autoriza a realizar era: «¿Está usted de acuerdo con la implantación de una tasa del 20 por 100 del recibo del impuesto sobre bienes inmuebles de rústica para el mantenimiento del firme y cunetas de los caminos rurales?».



Dejar respuesta