gardelegi

El Gobierno Vasco ha pedido a los responsables de los vertederos públicos de Euskadi que en un plazo de dos días remitan un «compromiso fehaciente» para acoger parte de los residuos que hasta ahora se trasladaban a Zaldibar y concreten la capacidad que tienen para la recepción inmediata de los desechos.

La pasada semana, en una reunión con la viceconsejera de Medio Ambiente, Elena Moreno, los titulares de varios vertederos públicos mostraron su disposición a colaborar para aliviar la situación de la gestión de residuos industriales en Euskadi después del derrumbamiento de la escombrera de Zaldibar.

Concretamente se refiere a la Diputación de Bizkaia, titular de los instalaciones de Jata-Lemoiz y Artigas; la Mancomunidad de Debagoiena, que gestiona los vertederos de Epele, y el Ayuntamiento de Vitoria, propietario del de Gardelegi.

Estas instituciones señalaron, según la Viceconsejería, que realizando distintas adaptaciones, sus instalaciones tendrían capacidad a corto y medio plazo para acoger 550.000 toneladas en el caso de Jata-Lemoiz y Artigas; 350.000 toneladas en Epele y un millón de metros cúbicos en Gardelegi.

Una semana después de ese encuentro, la viceconsejera de Medio Ambiente ha dictado una resolución en la que agradece esa disposición y requiere a los titulares de los vertederos que concreten su capacidad para acoger a corto y medio plazo los residuos que numerosas empresas industriales llevaban a Zaldibar.

«Teniendo en cuenta las necesidades urgentes», la Viceconsejería les requiere que en «en el plazo de dos días remitan un compromiso fehaciente que precise su compromiso» y un detalle de la capacidad de sus vasos de vertido «para la recepción inmediata» de residuos, y el tiempo necesario para acometer las obras que se precisen.

La viceconsejera recuerda tanto a los vertederos públicos como a los privados de Euskadi que «la administración ambiental podrá tomar, mediante resolución motivada, las medidas de urgencia que sean precisas para que dichas infraestructuras reciban los mencionados residuos en caso de que fue necesario», lo que supondría una «ejecución forzosa».

El Departamento de Medio Ambiente ha dejado claro que los residuos a trasladar a esos vertederos «son única y exclusivamente los no peligrosos que empresas y gestores venían depositando en Zaldibar y ya no pueden hacerlo». EFE


Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta