La presidenta de Tuvisa, Idoia Garmendia, ha comparecido tras reunirse con los consejeros de la sociedad pública de transporte urbano para episodio protagonizado por un conductor que ayer impidió subir al autobús  a una mujer vestida de negro y con el rostro cubierto.

Garmendia ha recordado que » las razones para no dejar subir a un pasajero están expuestas en el reglamento, bultos excesivamente grandes, animales, sustancias peligrosas… pero no el tener el rostro cubierto.»  Ha anunciado que ya se ha enviado una circular a todos los chóferes recordando los supuestos para no permitir la subida. En cualquier caso ha concluido que «en este caso no existiría una razón para no permitir el acceso«.

El extremo de si el chófer estaba recogiendo firmas para impedir la entrada de personas con la cara cubierta se dilucidará con el expediente informativo

Por su parte María José Ajuriaguerra, gerente de Tuvisa ha confirmado que ayer por la mañana sobre las 11:30 un conductor de la línea 3 no abrió la puerta a una persona vestida de negro y con la cara cubierta. «Por seguridad entendió que no le debía dejar subir» ha dicho la gerente. Se ha iniciado un proceso informativo para que el conductor se explique. «Tiene diez días para explicarse por escrito,  después se verá si es pertinente tomar medidas». A preguntas de los periodistas ha declarado que el fue el propio conductor quien puso los hechos en conocimiento de la empresa y que «no constan quejas de la usuaria«.

Desde EH Bildu, su concejal David Pina ha comparecido también ante los medios para «respetando la presunción de inocencia, denunciar  un comportamiento inadmisible y que todo apunta como xenófobo«. Ha recordado que  «toda la sociedad tiene acceso al transporte público» y ha denunciado que este caso sería un episodio más a causa de «el clima creado por Maroto«. Ha recordado que «en Halloween entraba todo el mundo con la cara tapada en los autobuses«.



Dejar respuesta