coronavrus

Osakidetza añadirá a partir de ahora a las habituales pruebas de detección de la covid-19 (serológicas y PCR con muestras tomadas por la nariz) unos test también PCR pero basados en muestras de saliva, una nueva herramienta fiable, menos invasiva y más cómoda.

Así lo anunciado la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, en su comparecencia semanal en el Parlamento para informar de la evolución de la pandemia, en la que ha explicado que las muestras de saliva se usarán en pacientes con síntomas a los que no se pueda extraer muestras nasofaríngeas (por la nariz), como por ejemplo menores.

El Consejero Asesor de Enfermedades Emergentes también recomienda usar los test de saliva en cribados «concretos» en centros escolares, entre residentes de centros sanitarios y de personas mayores, en personas con riesgo de infección por su profesión y «sobre todo en situaciones en las que se deben realizar cribados repetidos o seriados para control de brotes».

La fiabilidad del nuevo sistema se «ha probado a nivel internacional» y en Euskadi ha sido validado tras un «riguroso» estudio efectuado por la Red de Diagnóstico Biológico de Osakidetza en diferentes centros y laboratorios que ha incluido el análisis de 815 muestras.

La conclusión es que los test PCR basados en muestras de saliva permiten detectar la covid-19 en el 90 % de los casos analizados, un «porcentaje que aumenta significativamente cuando la concentración del virus en la muestra es alta».

Es además «tan efectivo como las pruebas anteriores pero más fácil de llevar a cabo» porque es «menos invasiva y muchas más cómoda» ya que «evita molestias de las pruebas nasofaríngeas». El nuevo test, ha añadido al consejera, no sustituye a nada sino que se suma a los métodos de detección ya existentes.

Este test posibilitará dar «un paso más en la detección y rastreo del virus», ha valorado Sagardui, que ha informado de que desde el inicio de la pandemia, en Euskadi se han realizado 2,5 millones de pruebas PCR y más de medio millón de test de antígenos.

«Euskadi es puntera en este ámbito» porque «somos la comunidad autónoma que más test realiza» se ha felicitado, al tiempo que ha defendido que ese elevado número de pruebas junto con el trabajo de los rastreadores, ha permitido reducir los contagios, las hospitalizaciones y las muertes por covid.

Ha destacado en este sentido que más del 50 % de los positivos se detectan cuando la persona es asintomática y ni siquiera sabe que se ha contagiado gracias precisamente a la trazabilidad lograda por la red de rastreo, formada por más de 2.000 personas.

Ha defendido la gestión de la pandemia en Euskadi y ha valorado que el exceso de mortalidad en el País Vasco es del 10,8 % frente al 19 % de media española -«de lo que no me alegro», ha dicho- y frente al 37,8 % de Madrid. «¿Ese exceso de mortalidad de Madrid es el modelo a seguir?», le ha preguntado a la popular Laura Garrido, que ha reivindicado las medidas sanitarias tomadas en la citada comunidad.

Rebeka Ubera (EH Bildu) ha pedido un nuevo planteamiento de la campaña de vacunación basada en «decisiones valientes» y Jon Hernández (Elkarrekin Podemos-IU) ha reclamado un refuerzo de la plantilla de Osakidetza ante el cansancio acumulado y el tensionamiento del sistema.

Amaia Martínez (Vox) han preguntado qué ocurrirá cuando este sábado decaiga el estado de alarma, una cuestión por la que también se ha interesado Laura Garrido.

La consejera no ha dado pistas al respecto, pero sí ha dicho que si debe elegir entre «salvar el verano o hacer frente a la pandemia», tiene «claro» que la respuesta es combatir la covid y que «cuanto más y mejor se vacune» en mejor situación se estará para lograrlo.

Ha reconocido la posible existencia de «incidencias» en los más de cien puntos de vacunación que hay en Euskadi, pero ha defendido el correcto global de la campaña, incluido el mecanismo de citación: «No se puede decir que el sistema es un desastre cuando en pocas horas se cubren todas las citas que se ofrecen».

Ha explicado que la web no ha sido la única vía para obtener cita, ya que a los mayores de 80 se les llamó por teléfono y que se sigue haciendo «citación proactiva» para insistir cuando alguien no responde a los sms de citación. «Llamamos para cubrir citas y para que hasta la última dosis se utilice», ha recalcado. EFE


Compartir

3 Comentarios

  1. A los que no les pueden hurgar cerca del cerebro, le van a hacer la anal. Ogro, vete pidiendo número, no se te vayan a adelantar.

Dejar respuesta