El G.Vasco pide aclarar el espionaje cuanto antes

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha considerado que los presuntos casos de espionaje a líderes institucionales y políticos son de «extrema gravedad» y suponen «un ataque a los principios» de la democracia por lo que «merecen una explicación urgente por parte del Gobierno español».

Según ha revelado una investigación periodística de The New Yorker, 60 dirigentes políticos entre ellos Arnaldo Otegi y Jon Iñarritu (EH Bildu), además de líderes independentistas catalanes, como el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, fueron víctimas del sistema de ciberespionaje Pegasus entre 2017 y 2020.

«Estas revelaciones, de ser ciertas, constituirían una grave intromisión tanto en la privacidad como en el sistema institucional y político. Por lo tanto, es necesaria una clarificación transparente y completa para que este tipo de situaciones no pueda producirse en un Estado de derecho», ha escrito el lehendakari en las redes sociales.

Urkullu ha señalado además que «espiar a quien piensa de forma diferente, que es lo que revelan las informaciones publicadas, constituye un ataque a los principios de un sistema democrático con garantías».

Sobre este asunto también se ha pronunciado uno de los supuestos espiados, el diputado de EH Bildu Jon Inarritu, quien ha considerado «obvio» que el Estado está detrás de ese «espionaje político» y ha adelantado que su grupo pedirá la comparecencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para aclararlo.

Por su parte, el portavoz de la Comisión Europea, Johannes Bahrke, que este martes ha dicho que espera que las autoridades de los Estados miembros investiguen estas acusaciones y que ha señalado que estos intentos de acceder a datos de ciudadanos son «inaceptables» si se llegan a confirmar.

«Cualquier intento por parte de los servicios de seguridad nacional de acceder a datos de ciudadanos, lo cual por supuesto incluye a periodistas, o políticos es inaceptable si se confirma», ha añadido.

La investigación de The New Yorker reveló que 63 independentistas han sido víctimas del programa Pegasus, un programa de la empresa israelí NOS Group que solo pueden comprar gobiernos y fuerzas y cuerpos de seguridad para combatir el crimen y el terrorismo.

Pegasus es una herramienta de ciberespionaje que infecta dispositivos móviles sin el conocimiento de su propietario y es capaz de usarlos como micrófonos, de grabar vídeos, leer mensajes o modificar archivos almacenados. EFE

 

EH Bildu pide que Sánchez comparezca para aclarar el «espionaje político»

El diputado de EH Bildu Jon Inarritu ha considerado «obvio» que el Estado está detrás del «espionaje político» que ha sufrido personalmente y ha adelantado que su grupo pedirá la comparecencia del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para aclararlo.

Según ha revelado una investigación periodística de The New Yorker, 60 dirigentes políticos entre los que aparecen Iñarritu y Arnaldo Otegi, además de líderes independentistas catalanes, fueron víctimas del sistema de ciberespionaje Pegasus, de la empresa israelí NOS Group, entre ellos el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, al que, presuntamente, se espió en 2020, es decir antes de ser elegido jefe del Ejecutivo catalán.

En Radio Euskadi, el diputado de EH Bildu en el Congreso ha contado que hace un año desde la Universidad de Toronto le comunicaron que tenían indicios de que su móvil estaba siendo espiado y, tras unas pruebas, comprobaron que efectivamente había sido jaqueado por Pegasus y que la última entrada en su teléfono «había sido en diciembre de 2020, es decir, en esta legislatura, con el Gobierno de PSOE y Unidas Podemos».

Esa universidad le preguntó si quería participar en la investigación y le exigieron confidencialidad para no comprometer sus resultados, razón por la que la información no se hizo pública, si bien Iñarritu ha indicado que desconocía «la magnitud del ataque y que fuera el mayor ataque de espionaje político en Europa con ese instrumento informático».

Ha explicado que en ningún momento notó interferencias o ruidos ya que al ser un jaqueo informático, quién espía puede acceder a contactos, conversaciones de redes, correos electrónicos y hasta acceder a la cámara o el micrófono del terminal sin que la persona que lo use lo perciba, es decir que «teniendo en cuenta que soy parlamentario, me imagino que buscaban información política», cuando en realidad Pegasus «se creó para ser utilizado por Estados para prevenir delitos graves», ha indicado.

Ha considerado «obvio» que el Estado español está detrás «porque sólo se vende a Estados, porque la totalidad de personas espiadas somos representantes políticos de Cataluña y Euskal Herria, y, en tercer lugar, porque si no hubiera sido España, hubieran salido a decir que investigarán este ataque contra representantes públicos e institucionales».

Sin embargo, ha añadido, hasta el momento «nadie se ha puesto en contacto conmigo» como afectado y el «Estado trata de escurrir el bulto diciendo que no sabe nada».

Ha recordado que hace 25 años se descubrió el espionaje a una sede de Herri Batasuna en Vitoria «y un ministro fue cesado; ahora estamos a la espera de ver qué va a ocurrir, pero es un escándalo con mayúsculas».

EH Bildu «registrará todo tipo de iniciativas en las Cortes Generales» para que comparezcan «lo antes posible» los responsables de los servicios de inteligencia y de seguridad y también el presidente Pedro Sánchez, para que aclaren lo sucedido y la posible participación del Gobierno en este caso, ha concluido.



2 Comentarios

  1. Lo peor es cuando espiaban a ciudadanos para poder pegarles un tiro en la nuca, o ponerles una bomba lapa. Aun hay unos 380 asesinatos por resolver…

  2. que nos cuenten lo inútiles que son y vagos ,aunque para eso no hace falta espiarlos ,ahora si han descubierto como se lo llevan crudo que nos lo cuenten.

Dejar respuesta