Norte Exprés ha tenido acceso, en exclusiva, a una denuncia presentada el pasado 4 de febrero por Miguel Angel Carrera, procurador de Ciudadanos en las Juntas Generales de Álava por la presunta intervención de contenidos de su teléfono móvil.

La denuncia, que señala a miembros del mismo partido, se presentó ante la Comisaría de la Ertzaintza de Vitoria y después ante un Juzgado de Guardia de la capital alavesa.

Según las fuentes consultadas, los hechos ocurrieron en una reunión celebrada el día 2 de febrero en la sede de la institución foral alavesa. Dos representantes del aparato político de Ciudadanos a nivel nacional accedieron presuntamente a conversaciones privadas del whatsapp del político alavés y sacaron fotografías de las mismas. En concreto, de un grupo que recogía los comentarios de siete afiliados.

Siempre según la denuncia y las fuentes consultadas, los denunciados responden a las iniciales O.B.G y R.M.G, que acudieron a la capital alavesa en representación del Partido Político Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía para hablar de los problemas que hay en el partido en Euskadi.

De hecho, los 7 miembros de Ciudadanos que aparecían en el grupo de whatsapp de afiliados han sido expedientados por la central de esta formación política.

Detalles de la denuncia

Durante la citada reunión del día 2, el juntero alavés «salió de su despacho para atender otros asuntos» y durante el tiempo que estuvo fuera, dejó «el teléfono móvil (terminal) encima de la mesa, y al parecer, me han sustraído todos los datos e información personal y confidencial».

Esta afirmación se justifica en la denuncia cuando el Juntero hace referencia a un encuentro con otra persona que le dice que «del grupo de whatsapp han sacado fotografías para su uso indebido». A esta persona «le han abierto expediente disciplinario por los contenidos confidenciales y personales» que ahí aparecían.

Ampliación

Ayer lunes, se produjo una ampliación de la denuncia inicial contra una tercera persona: B.G.A. (miembro de Ciudadanos Euskadi).

Código Penal

Según las fuentes jurídicas consultadas, los hechos denunciados pueden ser constitutivos de un delito penado y previsto en el artículo 197 del Código Penal:

 

  1. El que, para descubrir los secretos o vulnerar la intimidad de otro, sin su consentimiento, se apodere de sus papeles, cartas, mensajes de correo electrónico o cualesquiera otros documentos o efectos personales, intercepte sus telecomunicaciones o utilice artificios técnicos de escucha, transmisión, grabación o reproducción del sonido o de la imagen, o de cualquier otra señal de comunicación, será castigado con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de doce a veinticuatro meses.
  2. Las mismas penas se impondrán al que, sin estar autorizado, se apodere, utilice o modifique, en perjuicio de tercero, datos reservados de carácter personal o familiar de otro que se hallen registrados en ficheros o soportes informáticos, electrónicos o telemáticos, o en cualquier otro tipo de archivo o registro público o privado. Iguales penas se impondrán a quien, sin estar autorizado, acceda por cualquier medio a los mismos y a quien los altere o utilice en perjuicio del titular de los datos o de un tercero.
  3. Se impondrá la pena de prisión de dos a cinco años si se difunden, revelan o ceden a terceros los datos o hechos descubiertos o las imágenes captadas a que se refieren los números anteriores.

Será castigado con las penas de prisión de uno a tres años y multa de doce a veinticuatro meses, el que, con conocimiento de su origen ilícito y sin haber tomado parte en su descubrimiento, realizare la conducta descrita en el párrafo anterior.



Dejar respuesta