En la calle Francisco Javier de Landaburu cada vez que llueve se forma un charco de gran proporcion debido al atasco que debe tener el sumidero de este punto, denuncia un ciudadano en el Buzón Municipal. El charco más insistente de Vitoria.

Pero no es el único ejemplo. Lo de los sumideros en Vitoria clama al cielo hace años.

Sobre el que nos ocupa hoy, esta situacion se repite desde hace mucho tiempo «años» sin que se haya repararado el motivo que lo produce. La simple limpieza de la entrada del sumidero no parece ser suficiente para su reparacion.

«Los coches que aparcan en dicho lugar aparecen inaccesibles sin mojarse los pies». Llueva o no llueva, te mojas.


Compartir

1 Comentario

  1. Las calzadas de nuestra ciudad están destrozadas y da pena verlas. Y no digamos las aceras. Hay sitios donde es peligroso caminar por ellas porque en cualquier momento te juegas un tobillo o la base de la tibia y peroné al tropezar con una baldosa suelta (miles por toda la ciudad), desniveles hundidos agrietados sin asfaltar y muchas tapas de alcantarilla mal niveladas. Es vergonzoso por donde tenemos que caminar y circular, pero al risitas parece que esto se la suda, con taxi a su servicio el pollo ni se entera. El impuesto de circulación que paga cada vehículo ¿En qué se gasta? ¿Dónde va a parar? Repito… ¡Vergonzoso!

Dejar respuesta