(EFE).- Las retenciones de tráfico kilométricas provocadas por la operación salida se han sucedido en varios puntos de las carreteras vascas durante la jornada, aunque por la tarde la normalidad ha vuelto a las carreteras guipuzcoanas, mientras que en Álava a las 20.00 horas se mantenían algunas colas.

Según han informado fuentes del departamento se Seguridad, en el peaje de la AP-8 en Irún (Gipuzkoa) sentido Bilbao, donde se han registrado retenciones de kilómetros durante la mañana, ha retornado la normalidad en el tráfico a partir de las 17.00 horas aproximadamente.

A última hora de la tarde, las colas continúan, aunque más reducidas que las registradas horas antes, en la AP-1, en el peaje de Etxabarri-Biña (Álava), donde hay retenciones de tráfico rodado de entre uno y dos kilómetros.

Asimismo, en el enlace alavés de Armiñón las retenciones en dirección a Burgos alcanzan los 4 kilómetros.

A pesar de la gran afluencia de vehículos y de las complicaciones en la circulación, sólo hay que destacar un accidente de gravedad en las carreteras vascas, a las 4.05 de la mañana en la AP-1, a la altura de la localidad guipuzcoana de Eskoriatza, con tres personas heridas.

La Diputación de Gipuzkoa ha indicado en un comunicado que tras este accidente se ha procedido a levantar las barreras de los peajes de este tramo, en coordinación con la Ertzaintza, para agilizar el tráfico.

La misma fuente ha explicado que la sociedad pública Bidegi ya ha adoptado las medidas anunciadas para paliar las retenciones en el peaje de Irun que, según sus previsiones, «registrará este fin de semana el mayor tráfico de vehículos de todo el año con una estimación de 160.200 vehículos durante estos tres días».

De esta manera, Bidegi mantiene abiertas las trece cabinas para los diferentes modos de pago, que cuentan además con personal de la autopista para agilizar la circulación.


Compartir

Dejar respuesta