Los alaveses son los vascos más animados a casarse

El Ayuntamiento de Vitoria autorizará puntualmente la presencia de animales en las bodas que celebre, tras la petición de una pareja que se casará el próximo sábado en la casa consistorial y que ya podrá hacerlo con su perro Mak a su lado.

Tenía prohibido ir a la boda, Clamor en Vitoria para que un perro asista a la boda , y se ha convertido en la mascota más famosa de la ciudad. Ha aparecido en multitud de medios de comunicación.

La decisión la ha dado a conocer este lunes la institución local a través de una nota, en la que precisa que los animales podrán entrar en las bodas, siempre y cuando cumplan las condiciones de sanidad animal, supervisión y control exigidas por la normativa vigente.

Este paso cuenta con el aval jurídico de los servicios municipales de Alcaldía y Salud, que consideran que ante la falta de una regulación específica y hasta la adaptación de las normativas municipales a las nuevas leyes de protección de los animales domésticos, las parejas interesadas deberán contar un una «autorización expresa» del consistorio para compartir ese día con sus mascotas.

Además de tener estos «permisos puntuales», el Consistorio obligará a que el animal esté correctamente identificado, registrado y vacunado. Tendrá que ir sujeto por una correa, en un transportín o controlado por otros medios.

Además, deberá presentar un adecuado comportamiento y estado de higiene, sin signos evidentes de enfermedad, de presencia de parásitos externos, de secreciones anormales o de heridas abiertas.

Tampoco se le podrá dar de comer ni de beber durante la ceremonia civil y, en caso de ser un perro potencialmente peligroso deberá llevar bozal.

No podrá causar molestias ni alterar la convivencia y será responsabilidad de sus dueños hacer frente a todo daño o perjuicio que pueda causar en las dependencias municipales y a las personas que se encuentren en ellas.

Actualmente, el Ayuntamiento de Vitoria dispone de una Ordenanza Municipal Reguladora de la Protección y Tenencia de Animales, aprobada en 2013, que está en fase de revisión para adaptarla a las nuevas normativas. Esta labor se está realizando conjuntamente con otros ayuntamientos del País Vasco con el objetivo de aunar criterios y contar con una estructura normativa común.

Los primeros en disfrutar de este permiso serán Conchi y Roberto, pareja que se casa el sábado en el Ayuntamiento, que activaron la pasada semana en la plataforma «change.org» una petición para que su perro Mak les acompañe en ese día, que ya tiene más de 34.000 firmas.

Esta pareja considera que Mak es parte de su familia y en su solicitud planteaban que con la reforma del Código Civil, los animales tienen un estatus jurídico diferente al de las cosas, por lo que son considerados seres vivos dotados de sensibilidad.

«Por ley, los animales son ya parte de la familia y no existe ninguna razón objetiva para que un perro no pueda entrar en un ayuntamiento», explicaban.



5 Comentarios

  1. Lo de los perros en Vitoria ,ya se está pasando de rosca, en vez de tantas gilipolleces de que suba el perro al ayuntamiento..lo que deben de hacer es tener más control con las cacas y las mesadas de los perros ,están todas las fachadas y esquinas ,de vergüenza, por que no ponen una ordenanza ,que cada vez que me y haga cacas ,tengan que limpiarlo…no sería la primera ciudad en los que sus propietarios ,llevan un botellín con agua ,para limpiar, Vitoria está cada vez más sucia

    • No te quito razón, yo tengo perro y por desgracia más de una vez he pisado heces de otro can al ir a recoger las del mio,el mio como todos huelen papeleras,farolas y demás donde mean otros,pero le doy un tironcillo en la correa le digo ahí no y mi perro no mea,pero claro yo lo llevo atado y atento a sus pasos.

  2. Hace 2 días, en plena calle Postas, una señora con su perrita. Ésta se agachó y dejó un magnifico charco en medio de la acera. La señora continuó como si nada. ¿Qué pasaría si los humanos aliviáramos la vejiga en las aceras cada vez que sintiéramos necesidad de ello?. No estaría de más que todo propietario de perro fuera provisto de un spray que minorizada el impacto de tanta «meadita» en nuestras calles. Se puede hacer. !Derechos sí, obligaciones también!.

Dejar respuesta