Con fecha de 17 de julio apareció una fotocopia de un periódico en el expediente de Record Guinness de la tortilla en  el documento que existe entre el Ayuntamiento de Vitoria y la empresa Capital Gastronómica. Se trata de un informe de 136 páginas que serviría de guía para intentar batir el récord de la tortilla más grande del mundo.

En su página 134 este dossier recoge la fotocopia de un artículo publicado en «El Correo Gallego» el 16 de mayo de 2012 en el que se informa de que una tortilla elaborada en el Padrón «tiene un lugar preferente en el libro Guinness«. Esta fotocopia se usa en el expediente como prueba de cual es el actual récord y cómo referencia para intentar batir la marca. En lugar de consultar a Guinness World Records antes de poner en marcha la maquinaria necesaria para asaltar el récord, el intento de Senén se basó en algo tan enclenque como la página de un periódico fotocopiada. Más tarde «apareció» la famosa tortilla japonesa de 11 toneladas.

Una pregunta clave es:  ¿se consultó a Guinness antes de empezar el proceso y se ocultó la existencia de la tortilla japonesa? Las fuentes municipales consultadas aseguran que no, que la consulta a Londres se hizo con el el asunto ya en marcha, por eso el logotipo de la firma británica y la palabra Guinness fueron desapareciendo de los documentos internos y la publicidad del evento según se iba acercando la fecha. Cuando fue quedando claro que no se iba a batir el récord.

Una última curiosidad, los gallegos del Padrón le daban la vuelta a la tortilla con la ayuda de una grúa.



Dejar respuesta