jazz vitoria La perfección de Atlantic Bridge da color al Jazz de Vitoria
Ayuntamiento

«El Festival de Jazz de Vitoria debe volver el año que viene a su casa de siempre: el Polideportivo de Mendizorroza donde ha sido su hogar durante más de 40 años. ¿Razones? Dejémoslo en que alguien se ha equivocado».

Es el mensaje de Xabier Añua en redes sociales. Un hombre, que además de entrenador de basket, es reconocido por su gusto por el jazz y premiado como divulgador de esta disciplina.

A partir de ahí, se ha montado un debate interesante respecto a las ubicación de espectadores o la calidad del sonido.

Y también sobre la supuesta imposición del Ayuntamiento para llevas todas las actuaciones al Iradier Arena. Ahí que da. Seguro que tu también tienes opinión.

Las sesiones de ayer: Mary Halvorson y Thumbscrew impresionan en el Jazz de Vitoria

 Mary Halvorson y su grupo Thumbscrew han impresionado en la segunda jornada de la 44 edición del Festival de Jazz de Vitoria con una serie de recursos jazzísticos, propios de los más grandes músicos del panorama internacional y ha puesto la guinda a una sesión variada, marcada en el arranque por el humor y el flamenco jazz del local Pablo Martín Caminero.

La guitarrista estadounidense junto al baterista Tomas Fujiwara y el legendario contrabajista Michael Formanek ha cerrado en la capital vasca su gira europea tras el confinamiento, y ha puesto toda la carne en el asador para despedirse a lo grande con sus sonidos más particulares, elegantes y reconocibles.

Los seis álbumes publicados en los últimos siete años, hablan muy bien del espíritu incansable de la banda y su capacidad creativa.

Con protagonismo para todos ellos a lo largo de su última muestra continental, han dado cabida al jazz más puro que se ha palpado en los punteos del contrabajo de Formanek, en los solos de batería de Fujiwara y en los paseos por el traste de Mary Halvorson, capaz de transmitir su dulzura con la guitarra enchufada.

La improvisación ha sido una constante entre los tres músicos que han puesto sus dotes al servicio de un auditorio que no ha podido permanecer impasible antes los destellos de un trío de talento exuberante que han dejado con las ganas a los asistentes, que no han dudado en pedir un bis que no ha llegado.

A pesar de todo, las sensaciones han sido únicas gracias al nivel estratosférico que han mostrado cada uno de los integrantes de esta banda que emana brillantez por sus poros y que ha puesto el final a su visita europea por todo lo alto.

En la primera sesión, el vitoriano Pablo Martín Caminero se ha estrenado en el festival de su ciudad con un repertorio muy variado en el que ha pasado por el jazz, el tango y el flamenco con su último disco “Al toque”, después de cinco álbumes.

Su entrada ha sido de lo más íntima con la adaptación jazzística del tema “Nacencia” de Manolo Sanlúcar, donde el arco se ha fusionado con su contrabajo para dar paso al sonido flamenco del cajón del percusionista Paquito González, acompañante de Vicente Amigo, y al piano de Moisés Sánchez.

Los tres han demostrado la cercanía del jazz con el flamenco con grandes temas como “Yo soy gitano”, de Camarón de la Isla; “Querido Metheny”, de Vicente Amigo; o el fandango de Huelva “Al niño Miguel”, de Rafael Riqueño.

El concierto ha estado además aderezado por las intervenciones de Pablo Martín Caminero, arreglista de todos los temas, que ha puesto el toque de humor cada vez que ha cogido el micrófono y se ha mostrado encantado de estar en su ciudad.

El público ha reconocido en todo momento la gran compenetración de los tres intérpretes, que han hecho cumbre con la adaptación de la sección instrumental del “Alcázar de Sevilla”, de Paco de Lucía, que ha marcado varios hitos en este festival.

Incluso les ha dado dado tiempo a hacer un bis para honrar a Gerardo Nuñez, con la rumba “La Habana sin luz” y un apoteósico sólo del contrabajista vasco que ha terminado poniendo pie a su gente en el graderío.

Previamente, al escenario del Teatro Principal se ha subido Gonzalo del Val Trío junto a Benet Palet para interpretar uno de los mejores trabajos jazzísticos del curso pasado.

La tercera jornada la protagonizará la directora y arreglista Kathrine Windfeld, galardonada con el premio Letter One Rising Stars en 2020 y regresará el

pianista Moisés Sánchez tras acompañar este jueves a Pablo Martín Caminero.

En el Teatro se podrá seguir a CMS, un trío formado por Javier Colina (contrabajo), Marc Miralta (batería) y Perico Sambeat (saxo alto). EFE


Compartir

5 Comentarios

  1. ¿pero sirve apra algo? en 40 años de demopcracia loq eu se ah echo a termiando en manos pribadas esoso si pagado y repagado con fondos publicos por ejemplo la antigua plaza del ganado

  2. donde hubiera jugado el BASKONIA durante el tiempo que uso el Iradier Arena, algunos igual os gustaba mas como estaba antes ,cada uno es como es ,y piensa que lo que hicieron otro no fue lo correcto que lo correcto esta siendo ahora con las obras de la implatación del BEI y antes con el precio de la vivienda con el suelo urbanizado que tenia esta ciudad .

Dejar respuesta