El deporte escolar, sin competiciones, arrancará en Álava el próximo 28 de septiembre, una actividad que la Diputación Foral dio por finalizada de manera definitiva a mediados de mayo aunque ya estaba suspendido temporalmente desde el 9 de marzo debido a la pandemia de la covid-19.

La diputada foral de Cultura y Deporte, Ana del Val, comunicó a las federaciones deportivas esta decisión que puede llegar a afectar a unas 40 modalidades en las que suelen participar unos 22.000 niños.

A principios de este mes la Diputación alavesa anunció que el inicio de las competiciones del deporte escolar se iba a retrasar en este territorio hasta que se determinase si el regreso de los alumnos a clase se traduciría en un aumento de casos de coronavirus.

Las entidades que cumplan con los requisitos de inscripción podrán comenzar a partir del último lunes de este mes con entrenamientos, que se deberán realizar con limitación de contacto físico, sin público, sin vestuarios –cuando la actividad no lo exija- y sin competición.

La Comisión Vasca de Deporte Escolar, en la que están las tres diputaciones y el Gobierno Vasco, acordó recientemente una serie de directrices que se han enviado a los ayuntamientos y entidades deportivas que obligan a estas a cumplir un protocolo, presentar acuerdos de aceptación de las normas y disponer de un responsable de salud, entre otras medidas.

El protocolo de actuación que se ha hecho llegar a todas las entidades que participan en el programa de deporte escolar consta de normas relacionadas con las medidas preventivas e higiene, uso de mascarillas, control del estado de salud y actuación en caso de enfermedad, actividades, responsable de salud, personal técnico, formación y divulgación, desplazamientos, entrega de premios, aforos, protección de colectivos con desventaja social, régimen sancionador y seguimiento.

Entre otras normas, se priorizará el entrenamiento físico al aire libre y la actividad se inicie con un entrenamiento individual encaminado a la preparación física y prevención de lesiones para ir progresando gradualmente con grupos reducidos o por puestos específicos y finalmente culminar la progresión integrando a todo el equipo (en el caso de los deportes de equipo).

Además, siempre que sea posible, durante la práctica de la actividad deportiva deberá mantenerse una distancia mínima de seguridad, salvo en aquellos lances que se entiende que tiene que haber una interacción entre deportistas.

Los entrenamientos se realizarán a puerta cerrada sin público, en el caso de compartir material se aplicarán las medidas de higiene y limpieza recomendadas, no habrá uso de los vestuarios, con carácter general, a no ser que el desarrollo de la modalidad lo haga necesario, por ejemplo en natación, y el uso de la mascarilla será obligatorio en todo momento excepto cuando se esté realizando la práctica deportiva.

Por otra parte, la de Álava es la única Diputación que ofrece a los participantes en el deporte escolar el transporte tanto en entrenamientos como en competiciones. En los desplazamientos se atenderá a las recomendaciones para que los deportistas tengan asientos fijos en el autobús, que estén en asientos próximos los que son de un grupo de convivencia, con el uso obligatorio de la mascarilla en todo momento.

Esta decisión se toma después de que la Diputación de Gipuzkoa acordara arrancar en octubre el inicio de los entrenamientos del deporte escolar, aunque el comienzo de las competiciones quedó pospuesto, en principio, hasta el mes de enero del próximo año.

Por su parte, el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, anunció la semana pasada que este territorio estaba en «disposición» de comenzar el deporte escolar en octubre si los datos epidemiológicos en las escuelas van bien.


Compartir

Dejar respuesta