El Fernando Buesa Arena de Vitoria acogerá este domingo, en la sexta jornada de la ACB, la reedición de la final de la Liga Endesa 2019-20 en la que se impuso el Baskonia al Barça en la fase que se organizó en Valencia con motivo de la pandemia provocada por el coronavirus.

Así, el TD Systems espera a un conjunto culé con ganas de revancha en un duelo con varias caras nuevas respecto al último encuentro de la pasada temporada protagonizado por ambas escuadras y que supuso el cuarto entorchado liguero para los vascos.

Los vitorianos necesitan enderezar el rumbo en la competición doméstica después de dos derrotas consecutivas ante el UCAM Murcia y Hereda San Pablo, que frenaron el gran inicio de los hombres de Dusko Ivanovic, mientras que los de Sarunas Jasikevicius no conocen la derrota en los tres partidos que han disputado hasta el momento.

El técnico lituano no podrá contar con Nikola Mirotic para este duelo, tras el positivo en coronavirus de la estrella culé, mientras que son duda Álex Abrines, lesionado en el tobillo ante el Panathinaikos, y Víctor Claver con problemas en la fascia plantar.

Por el lado vasco, la duda se encuentra en Alec Peters, que no pudo jugar ante el Khimki en Euroliga por un esguince de tobillo.

A pesar de todo, la profundidad de banquillo mantiene la amenaza del equipo catalán que con la llegada de Nick Calathes este verano se presenta con más posibilidades en la dirección de un plantel plagado de estrellas, como Adam Hanga y Thomas Heurtel, que regresan al Buesa Arena donde crecieron como baskonistas.

La victoria baskonista pasará, entre otras situaciones, por vigilar de cerca a los lanzadores blaugranas y conseguir bajar el porcentaje de tres puntos de un equipo que comanda la clasificación desde el triple.

Será el partido 134 entre ambos clubes. En los anteriores envites los vitorianos ganaron 50 por 83 los culés, aunque el precedente más fiable se encuentra en la Supercopa de este curso en la que el Barça venció por 68-72. EFE


Compartir

Dejar respuesta