OPINION: El nivel de acritud y tensión que genera el Ayuntamiento de Vitoria llega también a Greenpeace. No solo discute permanentemente con los ciudadanos, empresasAhora también con una organización de máximo renombre y cariño en todas las partes del mundo.

Greenpeace sufre las iras del Gabinete Urtaran que ha sido capaz de ponerle una multa por colocar pegatinas en contenedores que denunciaban la «mala gestión» de los encargados de los residuos. Un Consistorio que permite que Vitoria esté sucia, llena de pegatinas, pintadas…

Y es que la libertad de expresión no es muy del agrado de este Ayuntamiento. Desde luego en Norte Exprés sí nos gusta, así que aquí va la opinión de Greenpeace.

Información: La mala gestión de Ecoembes cuesta a Vitoria 11 millones al año, denuncia Greenpeace

La organización ecologista Greenpeace ha asegurado que «la mala gestión» de Ecoembes y Ecovidrio en el reciclaje de residuos de envases supone un coste anual para Vitoria de 11,2 millones de euros, lo que significa que cada vitoriano paga «de su bolsillo» 44,3 euros al año.

Greenpeace, la ONG Rethinking y el Observatorio de Residuos han hecho público un estudio titulado «Los costes ocultos de la mala gestión de los residuos de envases», en el que se denuncia el «coste real» que están asumiendo los ayuntamientos españoles por la gestión que hacen Ecoembes y Ecovidrio de sus residuos de envases.

Aseguran en un comunicado que en el caso de Vitoria el coste se eleva a 11,2 millones anuales porque no se hacen cargo del 100 % de los envases, también los que llegan al contenedor gris (todo mezclado) o al medio ambiente, y únicamente recogen los depositados en los contenedores amarillo, azul y verde.

Sin embargo, según estas organizaciones el 67 % de los envases siguen echándose al contenedor gris, lo que pone en evidencia «el fracaso del modelo de recogida selectiva».

«Los envases ligeros y de papel-cartón (ambos gestionados por Ecoembes) o de vidrio (gestionados por Ecovidrio) contenidos en el cubo gris o de mezcla, no solo presentan una mayor dificultad para su recuperación, sino que ocasionan unos enormes costes, que al no ser reconocidos como propios por Ecoembes y Ecovidrio, terminan siendo asumidos y pagados por las entidades locales», explica este informe.

MULTA A GREENPEACE DESDE EL AYUNTAMIENTO

Greenpeace ha explicado que para denunciar esta situación voluntarios de su organización colocaron pegatinas en contenedores de reciclaje con la frase «Ecoembes miente» y ha recibido ahora una multa del Ayuntamiento de Vitoria de 751 euros.

Aunque hará frente a la sanción, Greenpeace cree que «Vitoria debería centrarse en exigir tanto a Ecoembes como a Ecovidrio que se responsabilicen del 100 % de sus envases en vez de ejercer presión sobre colectivos que denuncian este sistema injusto para el medio ambiente y para la ciudadanía».

Según el estudio presentado, en toda España «la deuda que asumen anualmente los entes locales (los municipios, las provincias y las islas), asciende a 1.699 millones de euros la parte que es responsabilidad de Ecoembes, y a 21 millones de euros la correspondiente a Ecovidrio».


Compartir

4 Comentarios

  1. Urtaran, el aizkolari hiperactivo de la motosierra, el mayor talador de la historia gasteiztarra. No podía consertir tamaña afrenta, la colocación de unas pegatinas denunciando la mala praxis de Ecoembes según Greenpeace, suerte han tenido los ecologistas. 😉

  2. A los responsables de las pegatinas con anuncios de todo tipo de servicios que pegan en fachadas, árboles, farolas, portales… no les multan, aunque todos tienen teléfono para localizarles, porque dicen que hay que pillarles poniendo las pegatinas. Junto a los timbres del portal, nos han pegado con cola más de una vez pegatinas, que ha tenido que quitar con alcohol la señora de la limpieza, y nos han contestado lo antes dicho. Aunque me parece una disculpa para no hacer nada, yo he visto en muchas ocasiones a gente pegándolas por las calles. ¿Los policías no los ven nunca? ¿A los de Greenpeace, si los han pillado? Alcalde y concejales, sois unos cínicos, unos vagos, unos getas, y os reís de nosotros.

Dejar respuesta