El Gobierno Vasco «no descarta ninguna medida» para tratar de controlar la evolución de la pandemia del coronavirus con el objetivo de evitar «en la medida de lo posible» el confinamiento general de la pasada primavera.

Ya hace un tiempo se valoró el toque de queda. Lo hizo el propio lehendakari.

Y las declaraciones del Gobierno vasco en las últimas horas parece que están preparando el camino.

Parece que coge fuerza esta idea, y es que la actitud de los jóvenes en las fiestas de tarde y noche preocupan mucho. Por lo que el toque de queda sería una medida en esta dirección. Confinar a esos tramos de edad no se contempla, aunque hay quien piensa que puede ser la medida necesaria.

«El Gobierno no descarta nada, están abiertas todas las posibilidades» y las medidas «se adoptarán en función de la situación sanitaria que los técnicos indiquen y diagnostiquen en cada momento», ha asegurado en rueda de prensa el portavoz del Ejecutivo vasco, Bingen Zupiria.

Estas declaraciones se producen después de que ayer el coordinador del Programa de Vigilancia y Control del Departamento, Ignacio Garitano, afirmara que el Gobierno Vasco no contempla en estos momentos un posible confinamiento perimetral de los municipios guipuzcoanos que peores tasas de positividad de la covid están registrando estos días en la comunidad autónoma.

Zupiria ha dejado claro que en este momento las restricciones que se prevén son las recogidas en la orden de la consejera de Salud, Gotzone Sagardui, que ha sido remitida al Tribunal Superior de Justicia del País Vasco para su ratificación, pero ha insistido en que el Ejecutivo tomará medidas analizando día a día la evolución de cada pueblo y territorio, «sin descartar nada».

Entre las medidas que incluye dicha orden figura la prohibición de celebrar reuniones de más de seis personas y reducir los aforos al 50 % en ámbitos como la hostelería (salvo terrazas), los eventos culturales y los religiosos, pero no se fijan otras más restrictivas como los confinamientos perimetrales o toques de queda.

El portavoz del Gobierno Vasco ha remarcado que el objetivo es evitar «en la medida de lo posible» el confinamiento total del pasado mes de marzo, «volver a esa situación tan dura», que tuvo unas consecuencias «tremendas».

Ha añadido que habrá que tomar decisiones en función de una realidad «cambiante, desconocida, e inesperada», que podrían ser para el conjunto de la comunidad, para determinados territorios, municipios o incluso áreas de salud.

También ha apelado a la responsabilidad individual para evitar ese confinamiento total porque, según ha dicho, cada uno es responsable de su propia salud y de la ajena en esta pandemia.

Ha precisado sin embargo que ahora lo que espera es que cuanto antes el TSJPV se pronuncie para que las restricciones recogidas en esa orden, y que se han propuesto para los próximos 15 días, puedan entrar en vigor tras su publicación en el Boletín Oficial del País Vasco.

Ha añadido que las medidas recogidas en la orden se irán revisando y vienen marcadas por los indicadores fijados por la tasa de incidencia acumulada por 100.000 habitantes en los últimos 14 días, el índice R0 y la ocupación de las ucis.

Ha indicado que los servicios jurídicos del Gobierno Vasco han estimado que la vía seguida por el Ejecutivo es la «idónea» y han señalado que las restricciones que el Ejecutivo adopte deben estar «bien fundamentadas en evidencias científicas y de salud», tienen que ser ratificadas por los jueces para que no haya «ningún descuido» y el Gobierno debe acatar los pronunciamientos de los tribunales.

Zupiria ha indicado finalmente que los responsables sanitarios vascos están en contacto con sus homólogos de las comunidades limítrofes para conocer sus diagnósticos y que exista coordinación, pero ha dejado claro que cada territorio adopta las decisiones que considera más apropiadas. EFE

 

Los test deben ser realizados por sanitarios, no por farmacias

EFE).- La consejera de Salud, Gotzone Sagardui, asegura que los test para la detección de pacientes con covid-19 deben ser utilizados por profesionales sanitarios y no pueden ser distribuidos a farmacias que no tengan laboratorios de análisis clínicos.

La consejera responde así por escrito a una pregunta del parlamentario vasco del grupo PP+Cs Carmelo Barrio, quien se interesa por la postura del Gobierno Vasco en relación a la participación de las farmacias en la realización de pruebas de detección del coronavirus.

Los profesionales de enfermería ya han expresado su rechazo a la petición de las farmacias de poder hacer pruebas diagnósticas de coronavirus.

En su respuesta, Sagardui explica que existe una normativa específica que regula esta materia y asegura que los productos y materiales utilizados para hacer estas pruebas «son productos sanitarios para diagnóstico in vitro y tienen que cumplir» las normas.

«De acuerdo a lo establecido en dicha normativa se debe asegurar que la distribución de dichos productos sea para ser utilizado por profesionales sanitarios, no pudiendo actualmente ser distribuidos a oficinas de farmacia que carezcan de laboratorios de análisis clínicos», subraya la consejera.

En otra respuesta a una pregunta del parlamentario de EH Bildu Ander Rodríguez sobre posibles compensaciones a los profesionales sanitarios por su trabajo frente a la covid, la titular de Salud afirma que la modificación de los salarios «al ser una cuestión básica está condicionada por el marco general que establezca la Administración del Estado».

La consejera señala que no se ha definido aún ningún criterio sobre esta cuestión por lo que es «prematuro adelantar una decisión al respecto».

Recuerda que el Gobierno Vasco está haciendo un «gran esfuerzo económico y presupuestario» para hacer frente a las necesidades del servicio público sanitario y asegura que estos meses Osakidetza ha llegado a contar con 38.000 profesionales, «la cota más alta de toda su historia». 

 


Compartir

Dejar respuesta