A pesar de la situación de emergencia sanitaria y el estado de alarma, el gobierno municipal de Gasteiz ha continuado tomando decisiones de otra índole, sin relación con la situación provocada por la epidemia, dice EH Bildu.

Entre ellas, el equipo de PNV y PSE ha iniciado una modificación del Plan Especial de Rehabilitación Integral (PERI) del Casco Viejo, con el objetivo de permitir la construcción de una residencia para mayores privada en la Casa Armera de los Gobeo y Landazuri-Gebara, en la confluencia de las calles Correria y Chiquita, más conocida por haber sido la anterior
sede el Museo de Arqueología.

EH Bildu considera que la decisión de inicir este trámite es «muy desacertada», tanto
en la forma como en el fondo. En lo que respecta a la forma, es muy cuestionable
poner en marcha justo ahora un cambio urbanístico a la carta para continuar
extendiendo el modelo de residencias de mayores privado. Estas residencias, por
desgracia, están en el centro de la polémica, debido al descontrol en la gestión y la
falta de respuesta adecuada a la epidemia provocada por Covid-19. EH Bildu ha
solicitado de manera reiterada a la Diputación Foral de Alava que tome el control de
estas residencias para hacer frente a la situación.

«Las residencias privadas han hecho aguas en esta crisis sanitaria. No se puede seguir
como hasta ahora. Hace falta más control público y apostar un modelo de cercania,
donde la residencialización no sea ni un negocio ni la primera opción», ha señalado la
concejala de la formación Rocio Vitero. En opinión de EH Bildu, es más necesario que
nunca repensar y adecuar el modelo de servicios sociales en todo el territorio, dado
que con la emergencia sanitaria ha aflorado todas sus carencias.

El grupo municipal de la formación también censura la actitud del gobierno municipal
respecto al fondo del debate. Hace ya algunos meses, PNV y PSE pusieron en marcha
otro cambio del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), con el objetivo de
facilitar la construcción y puesta en marcha de residencias privadas en todas aquellas
parcelas de uso terciario libres en el municipio de Gasteiz, justificando la necesidad
del cambio normativo en la supuesta incapacidad del sector público para hacer frente
al reto del envejecimiento demográfico.

«Aquí se sigue queriendo poner la alfombra roja a quienes han hecho de los cuidados
un negocio por encima de todo, construido sobre las condiciones precarias de unas
plantillas fundamentalmente formadas por mujeres. La emergencia sanitaria ha
dejado claro el coste humano que este modo de gestión conlleva», ha advertido Vitero.


Compartir

Dejar respuesta