El recinto de la piscina del Centro Cívico Iparralde tiene una superficie de 827 metros cuadrados, de los cuales 360 pertenecen a la superficie de playas.

Con el uso de la piscina, el pavimento se ha ido desgastando, perdiendo la capa superficial
que le da las características antideslizantes. «Esto genera problemas de resbaladicidad y caídas entre los usuarios», afirma el Ayuntamiento de Vitoria.

A pesar de que se ha intentado aplicar una solución antideslizante al pavimento, ésta no ha dado resultado, por lo que se opta por una solución de mayor relevancia. Además, existen filtraciones a través de las juntas de dilatación, generando goteras en los vestuarios de planta sótano.

OBRAS

Por todo ello, el Ayuntamiento realizará unas obras que durarán 45 días (desde que las adjudique), para demoler todo el pavimento de la playa de piscina y sustituir la baldosa existente, colocando una baldosa de gres porcelánico tipo pastilla antideslizante.

Para ello, previamente será necesario desmontar los elementos auxiliares tales como
espalderas, podiums de competición y escalerillas de acceso a piscina.

Invertirá algo más de 78.000 euros.



Dejar respuesta