El lío de Mercedes Vitoria está en Vigo, Zaragoza, Alemania...

La venta de turismos y todoterrenos en Euskadi cerró 2021 en negativo por tercer ejercicio consecutivo al caer las matriculaciones un 18,3 % tras registrarse 24.716 operaciones, es decir 5.545 menos que en 2020.

Según los datos aportados por las asociaciones de fabricantes Anfac y distribuidores Faconauto y Ganvam, 2020 fue el tercer año seguido en el que bajaron las ventas en el País Vasco tras el retroceso del 4,6 % de 2019 y el descenso del 23,4 % de 2020, un ejercicio muy afectado por la irrupción de la pandemia de covid.

Estas cifras contrastan con las del conjunto de España, donde las matriculaciones aumentaron el año pasado un 1 % sobre 2020, aunque fueron un 32 % inferiores a las de 2019.

En Euskadi el año pasado descendieron tanto las matriculaciones de vehículos a gasolina (-29,4 % y un total de 11.639 ventas), como las de diesel (-40 % y 3.916 operaciones).

Sin embargo las ventas de vehículos eléctricos, híbridos y que usan otros combustibles como el hidrógeno y el gas subieron de manera considerable al venderse 9.161, es decir un 26,3 % más que en 2020.

Anfac, Faconauto y Ganvam también han facilitado datos relativos a diciembre, que en Euskadi fue un mal mes, ya que se cerró con un retroceso del 30,7 % al venderse únicamente 2.412 turismos y todoterrenos.

El presidente de Ancove, Elías Iglesias, ha expresado su «profunda preocupación por la debilidad del mercado» porque «se ha comportado a niveles de 2020 cuando la pandemia estaba en su apogeo de restricciones».

Ha alertado además de la «gran incertidumbre» que está generando en los compradores la variante ómicron, la crisis de semiconductores «que continuará a lo largo del año, con los retrasos en las entregas» y el encarecimiento por el incremento del Impuesto de Matriculación.

Ha pedido por ello al Gobierno de Pedro Sánchez medias para impulsar las compras, lo que además ayudaría a revertir la antigüedad del parque móvil, a reducir las emisiones y a mejorar la seguridad vial. EFE


Compartir

5 Comentarios

  1. Lo que me parece increíble es que todavía consigan vender alguno. Enhorabuena a los comerciales, pero que vayan formándose en otra cosa.

  2. Pues, eso, se trata de hacer una ciudad más amable con el ciudadano que pasea o transita por ella. Y nadie, se cree que no dejen circular con ellos.

    • Otro corta pega del folleto del BEI?
      O del plan de movilidad del tío Raimundo? Gran argumento para justificar el principio del fin de Vitoria…que mama directamente de la logística y de la automoción. Hagamos una ciudad para paseantes y jubilados y que le den al comercio y la industria.
      No existen parque y anillo verde, para pasear?
      Por no hablar, de que por no pensar en la repercusión de lo que se hace, lejos de mejorar y disminuir la circulación de vehículos, lo que se ha hecho es quitarla de algunas zonas, casualmente las más pudientes, para meter todo el tráfico y contaminación en barrios más humildes, casualidad?

Dejar respuesta