Bizkaia: Nueva tabla de retenciones de IRPF para 2022
bizkaiaeus

Las Juntas Generales de Bizkaia han aprobado este miércoles por mayoría establecer un tipo máximo del 30 % al impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos de naturaleza urbana (la plusvalía municipal), lo que supone armonizar este gravamen con Álava y Gipuzkoa.

El pleno que la Cámara vizcaína celebra en Gernika ha aprobado la medida a propuesta del grupo de EH Bildu y con los votos también favorables de PNV, PSE-EE y Elkarrekin Podemos, mientras que el PP ha votado en contra.

La representante de EH Bildu Arantza Urkaregi se ha congratulado del acuerdo mayoritario en torno a la modificación ya que los Ayuntamientos pueden decidir, en base a la horquilla aprobada, el gravamen más adecuado para que no tengan una disminución de su recaudación y puedan garantizar los servicios públicos a la ciudadanía, según ha argumentado.

Ha recordado que aunque la sentencia del Tribunal Constitucional que declaró nulos varios artículos de la Ley de Haciendas Locales, dejando un vacío legal sobre la determinación de la base imponible de este gravamen, no afectaba a la normativa foral, se aprobó un decreto foral que adaptaba la sentencia, pero su contenido, según ha dicho, no garantizaba que los Ayuntamientos reciban «recursos similares a los que vienen recibiendo habitualmente».

Ha valorado, por ello, que la modificación aprobada hoy atiende a la autonomía financiera de los ayuntamientos, que podrán aplicar el tipo de gravamen de este impuesto, que grava la revalorización del inmueble desde su compra hasta su venta, en función de sus características.

Los grupos de PNV, PSE-EE y Elkarrekin Podemos han apoyado la medida, entre otras razones, por la «necesaria armonización en la fiscalidad» con Álava y Gipuzkoa.

En contra ha votado el grupo del PP, que ha considerado que se persigue que la Administración «recaude más» en detrimento del bolsillo de los ciudadanos.

En la misma sesión han quedado aprobadas las normativas para incorporar al sistema tributario de Bizkaia la regulación de las llamadas «tasas Tobin» y «Google», los nuevos impuestos sobre transacciones financieras y sobre las grandes empresas digitales.

En ambos casos, se han aprobado con los votos favorables y en gran parte con argumentos similares de PNV, PSE-EE y Elkarrekin Podemos, la abstención de EH Bildu y el voto en contra del PP.

Los dos son impuestos indirectos que se regirán por las mismas normas sustantivas y formales del Estado, según lo acordado en su momento en la comisión Mixta del Concierto Económico, que ahora se adapta a la normativa vizcaína, ha explicado el diputado foral vizcaíno de Hacienda, José María Iruarrizaga.

También en ambos casos, Bizkaia dispone de capacidad de determinar los modelos de declaración e ingreso de cada uno de ellos.

Primero se ha aprobado el Impuesto sobre las Transacciones Financieras o «tasa Tobin», que establece un impuesto similar a lo vigente en Europa, según ha señalado el PNV, mientras que el PSE-EE ha valorado que su aprobación supone una adaptación de Bizkaia a los nuevos tiempos y negocios y Elkarrekin Podemos ha sostenido que pone límites «a los privilegios a los magnates del sector financiero».

En cambio, el grupo del PP les ha acusado de «poner palos en la rueda a la gente que invierte» en financiar empresas, que «van a tener que pagar más».

Por su parte, EH Bildu ha explicado que se abstiene en la votación porque Bizkaia «no puede decidir» sobre el contenido de estos impuestos, que queda como «competencia del Estado».

El Impuesto sobre las Transacciones Financieras o «tasa Tobin» grava la adquisición, en un mercado regulado, de acciones de sociedades que tengan un valor de capitalización bursátil superior a 1.000 millones de euros. El tipo impositivo establecido es del 0,2 por ciento.

El contribuyente deberá tributar en Bizkaia en proporción al volumen de operaciones, determinado según las operaciones relativas a acciones de sociedades con domicilio social en territorio vizcaíno.

Por su parte, la «tasa Google» o Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales, cuyo tipo queda fijado en un 3 %, obliga a los contribuyentes a tributar, cualquiera que sea el lugar en que tengan su domicilio fiscal, a la Hacienda de Bizkaia, en proporción al volumen de prestaciones de servicios digitales sujetas al impuesto realizadas en Bizkaia, cuando sea éste el lugar en el que estén situados los usuarios.

El impuesto se aplicará a empresas que facturan al menos 750 millones de euros a nivel global, obteniendo al menos 3 millones de euros dentro del territorio vizcaíno a través de la prestación de servicios como la transmisión de datos, la publicidad o las redes sociales.

En la misma sesión se han aprobado, la modificación del decreto foral sobre el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) en relación a las exenciones temporales relativas a las importaciones y a determinados suministros, como respuesta a la pandemia de covid-19, y la prórroga hasta el 30 de junio de rebajas fiscales al valor de la producción eléctrica, en adaptación a lo que rige en territorio común.

Todos los grupos han apoyado la normativa foral, con la excepción de EH Bildu, que se ha abstenido y ha pedido «no copiar lo que hace el Estado».

También se han aprobado las tasas por la obtención, expedición y acreditación del certificado de competencia profesional para el transporte por carretera, tras pasar estos servicios a ser competencia de Bizkaia.

Se han aprobado tras un acuerdo previo de PNV y PSE-EE en torno a una enmienda de EH Bildu, que ha sido apoyado por todos los grupos para introducir una exención del pago de todas las tasas de un año. EFE



Dejar respuesta