Una cosa es bajarse los pantalones, como hasta ahora ha hecho Gorka Urtaran con EH Bildu cada vez que le da órdenes, y otra, no encontrárselos hasta los tobillos.

Hoy Gorka ha logrado el récord de títere, cuando ha renunciado a cumplir su palabra y su firma en un documento que selló con SEA Empresarios Alaveses. Ha tenido que tragar, tragar y tragar ante Miren Larrion que le ha «obligado» a  atacar a 800 empresas alavesas para que paguen más impuestos vía IAE. Impuestos que van a repercutir en unas pymes que van a tener menos capacidad de creación de empleo.

El pobre José Antonio Suso (presidente del PNV en Álava) tiene mucho trabajo con semejante inútil político en el Consistorio.

Los detalles

El pleno del Ayuntamiento de Vitoria ha aprobado hoy sus ordenanzas fiscales para 2017 -con un acuerdo de última hora sobre el Impuesto de Actividades Económicas (IAE)- que darán «estabilidad económica» a la institución.

En la comisión municipal de Hacienda del pasado miércoles la oposición introdujo importantes modificaciones en el proyecto del gabinete de Gorka Urtaran (PNV), que gobierna en minoría con el PSE, que implicaba una reducción de la recaudación de 2,5 millones con relación a la cifra de este año.

Finalmente, con los cambios aprobados en el pleno de hoy -referidos principalmente al IAE- se ingresará un millón menos, debido sobre toco a la menor recaudación por los impuestos de Bienes Inmuebles y de Plusvalía, según ha explicado el Gobierno local.

En el pleno se han ratificado las decisiones adoptadas en la comisión del miércoles, de manera que sube un 10 % el impuesto de vehículos, aunque con bonificaciones del 90 % para los eléctricos y del 50 % para los híbridos, y sube también la tasa de basuras: un 3 % para vivienda y pequeñas tiendas y un 8 % para grandes comercios.

Las licencias por obras también se incrementarán un 10 % de forma general pero con bonificaciones del 85 % para la mejora energética de edificios y de su accesibilidad, entre otras exenciones.

Muchas de las tasas y precios municipales han quedado congeladas, como las instalaciones deportivas, la OTA y escuelas infantiles, que además serán gratuitas para las familias en situación de vulnerabilidad.

En la comisión del miércoles quedó sin cerrar el Impuesto de Actividades Económicas porque los partidos no llegaron a ningún acuerdo sobre este gravamen. De hecho el pleno de hoy ha empezado con más de media hora de retraso debido a que las negociaciones se han prolongado hasta última hora.

Finalmente se ha aprobado una enmienda transaccional de EH Bildu e Irabazi que establece que las empresas que facturen más de un millón de euros al año (frente a los 2 actuales) abonen este gravamen con un tipo de 1,93, cinco centésimas más que ahora.

La enmienda ha salido adelante con el apoyo de los grupos del Gobierno municipal (PNV y PSE), mientras que Podemos se ha abstenido y el PP ha votado en contra.

Con las nuevas ordenanzas varía la previsión inicial de impacto económico sobre las familias. La propuesta del equipo de Gobierno preveía que una familia media de cuatro miembros pagara 38,24 euros más al final de año, cantidad que ahora se queda en 11,91.


Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta