Alcalde de Bilbao, Juan María Aburto y Alcalde de Vitoria-Gasteiz, Gorka Urtaran

Opinión Norte Exprés: La gestión del Ayuntamiento de Vitoria y el de Bilbao durante la crisis del coronavirus es como el agua y el vino. 

Vitoria vive su peor Ayuntamiento de la historia. Por culpa del Gobierno y oposición. Sin iniciativas de liderazgo por parte del primero, y sin la fiscalización e exigencia del segundo. Que si se comparan con la actuación de los vecinos, el ridículo es espantoso. 

El papel en Vitoria de Gorka Urtaran (PNV) y Maider Extebarria (PSE), los dos que debieran liderar la ciudad, es de inacción e incapacidad. La labor de los portavoces Leticia Comerón (PP) -ahora Ainhoa Domaica por baja de la primera-, de Miren Larrion (EH Bildu) y Oskar Fernández (Elkarrekin) es de invisibilidad absoluta.

No libra ni el tato. Los cinco magníficos tienen a Vitoria abandonada y en una permanente demostración de que no merecen el sueldo que cobran. La decepción es mayúscula.

La comparación de las últimas semanas, solo de estos días, es odiosa con los liderazgos de Bilbao. Se resume en ejemplos. Ninguno tiene que ver con el tamaño, sino con decisiones políticas.

La oposición participa de las propuestas, el mercado de Navidad cumple con la legalidad, agotan los bones de cultura en un santiamén, autobuses con mejores frecuencias desde hace meses, las ayudas directas a hosteleros son para todos no para la mitad, luces navideñas antes, decididos los espectáculos de Olentzero y Reyes Magos con anteriordad (cobrando para reducir las avalanchas), liderazgo en los proyectos para obtener Fondos Europeos, ayudas a contrataciones de empresas, una policía municipal con reiterados mensajes de cercanía y ofreciéndose a los ciudadanos (ver sus redes sociales es emocionante), apuesta por la rehabilitación de viviendas tras el confinamiento, y así podíamos seguir.

No estaría de más un toque de atención de las ejecutivas de los 5 partidos vascos mirando a Vitoria y exigiendo a sus representantes que espabilen.


Compartir

6 Comentarios

  1. No es de extrañar…a urtaran lo tienen como el tonto útil, saben que lo van a votar los afiliados e incondicionales del partido si o si y mientras tengan atados a los de Podemos y a los socialistas les sirve para que ocupe el sillón. …pero también son conscientes de las limitaciones del chico y que en cuanto no puedan contar con el pse tendrán que presentar a otro en su lugar y cargarlo al Parlamento una temporada a ocupar silla

  2. SI tenemos un alcalde sin personalidad , la del Psoe ni se le ve ni se le espera, la oposición brilla por su ausencia.
    Qué esperamos.
    De donde no hay no se puede sacar.

  3. La culpa no es de Urtaran. El pobre no da para más; la culpa la tienen quienes lo han colocado donde está. Me gustaría saber si aprobaría las oposiciones para funcionario de base. Apostaría que no. No creo que apruebe un solo test de inteligencia. En cuanto a la oposición, es normal que no interfieran, pues las subidas de sueldo que a todos los concejales beneficia, las aprueba el partido que gobierna. Para eso sí bale este alcalde; sabe tener contenta a la oposición. Aplica muy bien el refrán que dice: «llamarme tonto y darme pan».

    • El muchacho es funcionario en bienestar social del excmo ayto. ya no preguntes como consiguió la plaza ni como se convocó

  4. Vitoria se ridiculiza ella sola: anodina ciudad castellana que vive de un victimismo constante por el supuesto «agravio» al que se la somete desde el Gobierno Vasco, que casualmente se ubica en la misma ciudad, de un aeropuerto manifiestamente fracasado para el transporte de pasajeros y una catedral vieja cuya restauración no se va a acabar nunca porqué nadie iría hasta allí para verla una vez restaurada.

Dejar respuesta