El cierre de los bares y restaurantes en Euskadi ha provocado la inmediata reacción de sus dueños para ofercer comida a domicilio.

Y en tiempos de redes sociales e internet son muchos los que apuestan por la vieja usanza: poner carteles a tutiplén en las fachadas de los locales.

Hasta el punto que los escaparates se están conviritiendo en un batiburrillo de mensajes y ofertas que cuesta leer un rato. Ahora bien, es lo que les queda. Reinventarse.

En las fotografías ponemos algunos ejemplos. Es tal la necesidad, que hay locales en Vitoria que aceptan sugerencias. Es decir, que decidas tu la carta si es necesario. Y es que lo están pasando mal.

Desde el «sangüis mixto» hasta las tortillas de patata, «jaliguay» o el café para llevar, con horario sobre la marcha

«Te lo llevo encantada» y «se aceptan sugerencias»

Y horario sobre la marcha

 

Y más ejemplos

Incluso hay comercios que cobran en pesetas estos días:

 

 


Compartir

1 Comentario

Dejar respuesta