La operación retorno de vacaciones de verano dejó ayer retenciones de 6 kilómetros de longitud en Álava, en la A-1, después de los 11 del día anterior.

El Departamento vasco de Seguridad ha informado en una nota de una nueva jornada con tráfico muy denso debido a la afluencia de vehículos que viajan hacia Francia y el norte de Europa tras concluir sus vacaciones de verano.

Uno de los puntos de la red que registró más problemas a lo largo de la jornada de ayer fue la incorporación a la N-622 desde la A-1, en Vitoria, lugar en el que la Ertzaintza tuvo que desviar el tráfico por la carretera N-240.

Las caravanas de coches alcanzaron en este punto los 6 kilómetros en sentido a Irun (Gipuzkoa).

En territorio guipuzcoano también sufrió nuevamente la densidad de tráfico, concretamente en el peaje de Biriatou, que une Gipuzkoa con Francia por la AP-8.

Allí las colas de coches alcanzaron los 7 kilómetros de longitud en sentido a Francia.



Dejar respuesta