Opinión Norte Expres.

La foto corresponde a una queja ciudadana en el Buzón Municipal: «Ramas de un árbol que llevan caídas unos días sobre la grada de una pista de baloncesto que hay en la calle Alfonso XI. Es un sitio donde suelen jugar muchos niños y podría provocar un accidente. ¿Se podría retirar para evitar problemas?».

Es una estampa más del desaguisado con la gestión de los árboles en Vitoria. Esa que lleva las ramas sin podar hasta las ventanas, que tiene alcorques más altos que las personas, que siega la ciudad cuando les sale y que tala árboles sin miramientos.

Esta situación se trabaja con criterios científicos, ha dicho el Ayuntamiento. Quizá sirva con ponerse gafas o darse una vuelta por la ciudad saliendo de los despachos calentitos de nuestros políticos. La actuación con las zonas verdes deja mucho que desear hace años y, lo peor, que no piensan arreglarla. A Vitoria no la conoce nadie.

 



Dejar respuesta