El partido entre Real Unión y Deportivo Alavés ‘B’, correspondiente a la primera jornada del campeonato de la Segunda División ‘B’, ha tenido que ser aplazado por un caso positivo por COVID-19 en el entorno de uno de los jugadores irundarras.

Así, el juez de competición, basado en el protocolo de prevención establecido por la RFEF, ha decidido posponer este duelo inaugural «a una nueva fecha lo más cercana en el tiempo» y se disputará  «tan pronto como se acrediten todas las circunstancias» que lo permitan.

El Miniglorias, que ya se encontraba en la localidad gipuzkoana para la disputa del partido, retorna a Vitoria-Gasteiz y estrenará la competición la próxima semana frente al Arenas de Getxo.


Compartir

Dejar respuesta