carcel alava zaballa sobredosis

El director médico del centro de salud de Osakidetza en la cárcel de Zaballa (Álava), Asier López de Arkaute, ha asegurado que el 100 % de sus pacientes tienen «el 90 % de los factores de riesgo» de suicidio, aunque ha precisado que la tasa de suicidios de presos en España es las más baja de Europa y que la prevención funciona.

López de Arkaute ha comparecido en comisión en el Parlamento Vasco a petición de Elkarrekin Podemos, para responder a preguntas sobre la muerte de cinco reclusos de la prisión alavesa en lo que va de año.

En su intervención ha puesto en valor el trabajo del servicio de atención primaria y de salud mental de Zaballa y ha dicho que ofrece una atención de «altísima calidad» a la población reclusa, cuyas características sociales y epidemiológicas han cambiado «de forma significativa».

En este sentido, ha explicado que se ha pasado de una época en la que una gran parte de los internos cumplían condena por delitos relacionados con el consumo de heroína y cocaína por vía intravenosa con una «altísima» prevalencia de enfermedades infecciosas como sida y hepatitis, a la actual en la que buena parte de los presos sufren enfermedades crónicas con problemas «importantes» de salud mental, politoxicomanías y «graves» dificultades de inserción por «carencias en el soporte familiar, institucional y en el tercer sector».

Ha subrayado que son precisamente el consumo habitual de drogas, las enfermedades mentales y las características del medio penitenciario lo que hace que el riesgo de sobredosis o de suicidios sea alto y ha señalado que en Zaballa el 90 % de sus pacientes «tienen el 100 % de los factores de riesgo» de suicidio.

«En la cárcel estamos viendo el fracaso de la sociedad en muchos aspectos. Si es así en Euskadi con los recursos que tenemos, cómo será en otros sitios», ha indicado López de Arkaute, quien ha asegurado que no obstante el programa de prevención de suicidios funciona bien en Zaballa y en la antigua prisión de Nanclares, donde entre 2005 y 2018 ningún preso acabó con su vida.

«Que no hubiera ningún suicidio en ese periodo es excepcional. Es la mejor tasa del mundo, pero es irreal por los factores de riesgo y por eso choca que este año haya habido 5 fallecimientos», ha manifestado.

Para ilustrar los resultados de este programa ha señalado que la tasa de suicidio en España es de 5,3 por cada 10.000 internos, mientras que en Francia es del 12,6 y en Portugal de 11,2, según los datos que ha aportado. «Estos datos dejan bastante bien al trabajo que se hace. Lo ideal sería cero, pero lo hacemos mejor que en el entorno», ha indicado.

López de Arkaute ha considerado que la cárcel no es el lugar idóneo para personas mayores con distintas patologías o para internos con retraso mental que, según ha dicho, ingresan en prisión «porque el juez los manda». «El último que llega siempre está peor que el anterior», ha concluido. EFE


Compartir

1 Comentario

  1. Esto es lo que pasa cuando la sociedad, no nos creemos que una persona de verdad está mal. Y queremos que vaya derecho a la cárcel. El juez es lo que hace. Y el enfermo mal atendido, se suicida. Una forma pensada para quitárselos de en medio. En vez de disponer de más medios para solventar estos problemas que están en la ciudadanía. Como otros más. Es mejor malgastar el dinero en otras chorradas que les dan más bombo y quedan mejor en la foto. En vez de pagar más centros especializados y a criminólogos, se malgasta el dinero en cosas absurdas.

Dejar respuesta