hacienda diputacion recaudación

La recaudación fiscal de las tres haciendas vascas cayó hasta marzo un 7,19 % respecto a los tres primeros meses de 2019 debido al importante descenso recaudatorio en Bizkaia por las medidas adoptadas a mediados de marzo para hacer frente a la pandemia de coronavirus.

Frente a la bajada del 14,3 % sufrida por las arcas de Bizkaia, Gipuzkoa logró un incremento de la recaudación hasta marzo del 7,2 % respecto al mismo periodo del año anterior y Álava incrementó lo recaudado en un 1,5 %.

Concretamente las haciendas vascas recaudaron en los tres primeros meses de este año 2.995,5 millones de euros, frente a los 3.227,9 millones del año anterior, es decir 232,4 millones menos (-7,19 %).

En Álava, el incremento recaudatorio hasta marzo fue más limitado, del 1,5 %, con un total de 385,2 millones de euros frente a los 379,5 del año pasado por esas mismas fechas, lo que a juicio de la institución foral reflejaba «la buena salud» de la economía alavesa antes de la pandemia.

Los impuestos indirectos crecieron hasta marzo un 12,9 %: Por IRPF Álava ingresó un total de 23,7 millones más que en marzo de 2019 y en el acumulado de los tres meses se alcanzaron los 209,3 millones por esta tasa, lo que supone un 12,8 % más.

Para la Diputación estos incrementos se debieron a la mejora del empleo, al aumento del reparto de dividendos por las empresas y a la diferencia positiva en la cuota diferencial del impuesto que en el año anterior registraba valores negativos como consecuencia de la devolución al colectivo de madres y padres que cobraron prestaciones desde 2013.

También se mantuvo la evolución al alza en las retenciones sobre rendimientos de trabajo, que aumentaron un 6,5 %, a lo que se suma el aumento del 5,6 % en las aportaciones de los autónomos, que sumaron casi 8 millones, y la recaudación del Impuesto de Sociedades, que llegó a los 13,6 millones.

Sin embargo, los impuestos indirectos bajaron un 11,9 %. En este apartado destacó la bajada en la recaudación del IVA un 13,5 % hasta los 111,5 millones.

La Hacienda de Bizkaia explicó que su caída del 14,3 % se debió al aplazamiento de impuestos a autónomos y empresas para dar liquidez ante el COVID-19, y al mayor ritmo de devoluciones, por lo que el total que ingresó hasta marzo fue de 1.769,8 millones frente a los 2.064,4 en este periodo de 2019, lo que supone 294,6 millones menos.

Y es que la Hacienda vizcaína estableció el pasado 17 de marzo medidas tributarias para paliar las consecuencias económicas del coronavirus.

Entre esas medidas se encuentra el aplazamiento del pago de impuestos, tanto para trabajadores autónomos como para empresas, que han podido retrasar ya el abono de aquellas autoliquidaciones cuyo plazo finalizaba el pasado 25 de marzo.

Del total recaudado en este primer trimestre, 851,8 millones de euros corresponden a la tributación directa, que desciende un 8,2 % respecto al mismo periodo del año pasado.

Su principal concepto, el IRPF, suma 770,5 millones de euros, un 8,7 % menos, y destaca la bajada de las retenciones de trabajo en un 8,5% -lo que revela el aumento del paro-.

Los impuestos indirectos ascendieron a 907,2 millones, es decir un 19,1 % menos. Entre sus principales conceptos, el IVA de gestión propia bajó un 15 % (605,5 millones).

En Gipuzkoa por contra la recaudación creció un 7,2 % hasta marzo al alcanzar los 840,5 millones frente a los 784 del mismo mes de 2019, es decir 56 millones más.

Los ingresos íntegros aumentaron un 5,3 % y las devoluciones disminuyeron un 5,2 %, mientras que la recaudación líquida de los impuestos directos creció el 13,4 % y la de los indirectos bajó el 2,2 %.

La evolución positiva en Gipuzkoa se explica porque subieron las retenciones sobre ganancias patrimoniales y sobre rendimientos del trabajo, y también por la disminución de las devoluciones de la cuota diferencial del IRPF.

En el Impuesto sobre la Renta, la Hacienda guipuzcoana recaudó 27,2 millones más (+6,8 %) por rendimientos del trabajo y el Impuesto de Sociedades alcanzó los 36,4 millones, un 31,5 % más.

De todas formas, los verdaderos efectos de la pandemia en las arcas forales vascas empezarán a vislumbrarse a partir de abril. EFE


Compartir

Dejar respuesta